Hatchback

Test: Volkswagen Polo Highline 1.6 MSI Tiptronic

El hatchback del segmento B se caracteriza por su comportamiento dinámico, su equipamiento de serie y su diseño similar al europeo. Falta mejorar algunas calidades y su motorización.

Volkswagen Argentina decidió dar un salto de calidad en el segmento B con la llegada del nuevo Polo. Tras la salida de varias versiones del Gol, Fox y Golf, la marca alemana tenía que ofrecer una variante para todos esos clientes que se quedaron sin “sus productos” y por eso lanzó a este hatchback con tantas diferencias de equipamiento entre la opción Trendline, entrada de gama, y la Highline.

El Polo se posiciona en el segmento B pero la opción Highline, que estuvo a prueba en Minuto Motor, definitivamente llega para reemplazar al Golf Trendline 1.6. Con mucho equipamiento de confort y seguridad, un diseño que se emparenta con el que se ofrece en Europa y un comportamiento dinámico bueno a pesar de su motorización, este modelo se ofrece como una opción para los que quieren un vehículo pequeño con la última tecnología del segmento.

Volkswagen Polo Highline

Su estética tiene similitudes con el europeo.
Foto: Volkswagen

Exterior

Es uno de los modelos más logrados del segmento y su similitud con el que se comercializa en el mercado europeo fue un acierto. Se fabrica en Brasil, es construido sobre la nueva plataforma MQB-A0 y se desarrollo sobre las líneas de su similar del viejo continente. Su estética es moderna y simple con varias líneas de cinturas ascendentes que marcan un estilo.

Más en Minuto Motor: Comparativo: Fiat Argo vs. Volkswagen Polo

La versión Trendline y la Highline tienen algunas diferencias. El tope de gama cuenta con la parrilla frontal cromada, unas llantas de 16 pulgadas, las luces de giro en los espejos retrovisores externos y tiene el nombre del modelo en terminación lateral de la parte delantera. No mucho más pero se nota.

El nuevo Polo mide 4,05 metros de largo, con un ancho de 1,75 metro y una altura de 1,46. La distancia entre ejes es de 2,56 metros. Es claramente más largo y ancho que el Gol, pero también más bajo. Su coeficiente aerodinámico es de Cx 0,33.

Volkswagen Polo Highline

Una versión deportiva denominada GTS llegaría en 2019.
Foto: Volkswagen

Lo único que queda por esperar son las versiones deportivas que, según Volkswagen, llegarán en opción GTS en 2019. Una estética deportivo sería una perdición para los amantes de la marca alemana.

Interior

Al igual que el Virtus, su hermano sedán, el Polo tiene un buen espacio para los pasajeros de las plazas traseras, siempre teniendo en cuenta que es un hatchback pequeño. La posición de manejo tiene la amplia ventaja que la butaca se ajusta en altura y el volante en altura y profundidad. La capacidad del baúl está en la media del segmento con 300 litros y la rueda de auxilio es de uso temporal.

El Volkswagen Polo Highline dispone de serie con el sistema Discover Media Touch de ocho pulgadas en la consola central y del Active Info Display, una pantalla de diez pulgadas que reemplaza al tablero de instrumentos. Todo ese conjunto está muy por encima de lo que ofrecen sus competidores. Es más, hasta dejó atrás a opciones que se ofrecen el segmento C.

Volkswagen Polo Highline

Así es la doble pantalla del interior.
Foto: Volkswagen

Ambas pantallas se pueden configurar a gusto del conductor. Uno de los ejemplos que más llamó la atención a las personas que viajaron en el Polo es que tenés la opción de ver el navegador en la consola central, como sucede habitualmente, o en el tablero de instrumentos entre los dos relojes digitales que te dan la información de la velocidad y las RPM. Probablemente, las pantallas y la tecnología que tiene son uno de los principales argumentos de compra de sus clientes. Claramente, este hatchback está preparado para el fanático “Tech”.

Más en Minuto Motor: Test: Fiat Argo

Pensado y fabricado en el Mercosur, la calidad del interior también está pensada y fabricada para el Mercosur. Los plásticos son todos duros y las terminaciones y las superficies son ásperas. Bien al estilo Volkswagen, no mucho confort pero probablemente durará un largo tiempo.

Volkswagen Polo Highline

Tiene un buen espacio interior.
Foto: Volkswagen

Motor y confort de marcha

La motorización es la antigua MSi de 1.6 litros y 16v que equipaba el Golf Trendline. Este impulsor alcanza unos 110 caballos de potencia y un torque de 155 Nm. La versión Highline está combinado con una caja automática Tiptronic de seis marchas (con convertidor de par). La unidad de potencia es la misma para todas las opciones pero los modelos entrada de gama se pueden asociar a una caja manual.

El motor es lento y la caja automática lo hace aún más perezoso. Hay que pisar bien a fondo y bajar dos o tres cambios para tener una reacción acorde a lo que se necesita. Si lográs esa reducción de marchas el impulsor suena como si estuviese haciendo el 0 a 100 en escasos seis segundos pero si miras el cronómetros las cuentas se te duplican. Es necesario ofrecer una opción turbo.

Más en Minuto Motor: Mirá la prueba del Volkswagen Virtus

La Tiptronic, con mucho esfuerzo, hace mejorar el rendimiento del motor. Los cambios automáticos responden cuando pisás el acelerador para hacer sobrepasos. En ciudad, y a velocidad constante, noté que le cuesta pasar de tercera a cuarta y a veces es necesario presionar las levas detrás del volante para subir el cambio.

Volkswagen Polo Highline

Se fabrica en Brasil.
Foto: Volkswagen

Saliendo de las prestaciones de su motor, el Polo tiene un comportamiento dinámico y confort de marcha envidiable. Posee una buena dirección, dobla y frena bien y la suspensión está bien regulada para andar en ciudad y en ruta.

En cuanto a su consumo, el Polo con la Tiptronic rindió unos 7,9 litros cada 100 km en el ciclo mixto (ciudad y ruta). No es de lo que más consumen pero tampoco de los más reducidos. La buena es que varios de sus competidores también siguen teniendo impulsores antiguos y el consumo es similar. ¿El mejor? El Argo con el 1.3 de 99 CV.

Equipamiento y seguridad

Otro de sus puntos fuertes. Tanto el equipamiento de confort como el de seguridad están al nivel de hatchbacks de segmentos superiores. Desde la entrada de gama, cuenta de serie con cuatro airbags, frenos ABS con EBD, anclajes Isofix, control de estabilidad ESP, control de tracción y asistencia al arranque en pendiente.

Entre los recursos de seguridad activa proporcionados por la estrategia modular MQB está el sistema de frenado automático post-colisión (de serie en todas las versiones) que activa automáticamente los frenos cuando el vehículo se envuelve en un golpe para reducir la energía cinética residual.

Volkswagen Virtus

En Latin NCAP recibió la mejor puntuación. El impacto lateral sobre un Virtus pero el frontal se uso la línea del Polo. Foto. Latin NCAP

El Highline agrega cámara de estacionamiento trasera, climatizador automático y guantera refrigerada, apoyabrazos delantero central, USB en apoyabrazos trasero, difusores de aire traseros, control de velocidad crucero, sensor crepuscular con activación de luces automática, sistema “Coming & leaving Home”, limpiaparabrisas automático con sensor de lluvia, espejo interior con antiencandilamiento automático, sensor de estacionamiento delantero y sistema de apertura y encendido sin llave.

Conclusión

El Volkswagen Polo cuenta con un equipamiento que está muy por encima del resto de sus competidores, tiene un buen comportamiento dinámico y su habitáculo es cómodo para cuatro personas. Si buscás un auto con seguridad y tecnología, este modelo es lo que necesitás. Si empezás a fijarte en la prestaciones del motor te diría que vayas para otro concesionario aunque otras marcas tampoco tienen opciones muy novedosas en el segmento B.

Más en Minuto Motor: El nuevo Yaris ya se vende en Argentina

¿Fanático de la tecnología? Compratelo. ¿Fanático de la potencia? Pensalo. ¿Fanático de Volkswagen? Compratelo. ¿Fánatico del confort? Pensalo.

Como sucede habitualmente con los modelos Highline de Volkswagen, el Polo tope de gama no aparece en la lista de precio. Para darles una referencia, el único que aparece en este momento es el Comfortline AT que se comercializa a unos $656.100-. Probablemente, esta opción que estuvo a prueba estará alrededor de $700.000-.

4 replies »

Deja un comentario