Slider

Test: Volkswagen Nivus Highline 200 TSI

El Volkswagen Nivus se caracteriza por una gran mecánica, un diseño bien logrado y un nivel de tecnología que eleva la vara en el segmento. ¿SUV o familiar? Nuestra respuesta a uno de los debates de la industria.

Uno de los lanzamientos del año pasado fue sin dudas el Volkswagen Nivus. Este modelo del segmento B es un vehículo que está derivado del Polo, con el que comparte varias piezas de armado como las puertas y el parabrisas, solo para poner algunos ejemplos.

Más en Minuto Motor: Mirá nuestro comparativo del T-Cross y Nivus

Elegido como el SUV Regional PIA 2020, el Nivus trajo un debate a la industria con respecto a su formato. Algunos decían que era un familiar y otros un SUV y ahí surgía la duda. Para nosotros las respuesta es clara: es un crossover que une rasgos de cada una de estas definiciones y que hoy llega para competir con la nueva generación de Chevrolet Tracker, el Nissan Kicks o el histórico Ford EcoSport.

Volkwagen Nivus
Un diseño que toma rasgos de diferentes segmentos. Foto: Minuto Motor

Con un diseño muy bien logrado, una mecánica totalmente nueva y un equipamiento que eleva la vara del segmento, el nuevo modelo de Volkswagen se ubica como una referencia en el segmento.

Puntos a favor y en contra, los detalles de su equipamiento, nuestras percepciones en el confort de marcha y muchos más, en la críticas de Minuto Motor al Volkswagen Nivus.

Exterior

La estética del Volkswagen Nivus lleva los últimos lineamientos de la marca para la gama de los SUV. En la parte delantera, se destaca la parrilla con líneas cromadas que terminan en los faros con tecnología LED y DRL. El lateral suma varios “fenders” de plástico negro para darle el estilo aventurero y tiene una caída tipo fastback que le da un toque de deportividad. El portón trasero tiene una buena línea con un listón de acrílico negro y un paragolpes amplio que hace que la apertura del baúl se algo alta.

Volkswagen Nivus
La terminación de la parte trasera está muy bien lograda. Foto: Volkswagen

En cuanto a sus dimensiones, el Nivus tiene unos 4,26 metros de largo (21 cm más que el Polo), 1,49 de alto (+3 cm), 1,75 de ancho, 2,65 de distancia entre ejes. La capacidad de carga es de 415 litros, un número bastante respetable para el segmento.

Además de tener una línea de diseño bien lograda, la marca le agregó al equipamiento básico unas llantas de aleación de 16” y 17” (Comfortline y Highline, respectivamente), lo que lo hace muy llamativo a la vista.

El Nivus se fabrica en Brasil. Foto: Volkswagen

Otro gran diferencia con el Polo es el despeje al suelo. El Volkswagen Nivus es un poco más alto y ofrece la posibilidad de salirse del camino sin dañar los bajos que están defendidos por los plásticos. Y cuando decimos de salir del camino hablamos de un poco de tierra seca, no se crean que es un offroad ni nada de eso. La tracción es delantera.

Interior del Volkswagen Nivus

El habitáculo comparte la estética y el diseño de los últimos lanzamientos de la marca. Es similar al que equipan el T-Cross y el Polo con buenas terminaciones en los materiales y las pantallas digitales para el instrumental y la consola central.

La posición de manejo se asemeja a todo lo que ofrecen sus competidores con una posición alta y buena visibilidad. Lo bueno es que tiene diferentes regulaciones en la butaca y en el volante multifunción para acomodarse a la perfección para los más pequeños o los más altos. Otro detalle a destacar es que tiene una buena insonorización.

Volkswagen Nivus
La pantallas digitales muestran la evolución de los habitáculos. Foto: Volkswagen

Por ahí una de las contras que tiene el Volkswagen Nivus es el espacio interior. Las plazas delanteras tiene una buena habitabildad pero las traseras no son del todo amplias y los adultos viajan algo apretados. Aunque tiene la caida del techo tipo fastback, la altura no es una preocupación para las personas promedio pero si el espacio para las piernas que es bastante reducido.

Motor y confort de marcha

Cuenta con el motor de 1.0 litros turbo de tres cilíndros que alcanza una potencia máxima de 116 caballos y un torque de 200 Nm (de ahí viene el nombre 200 TSI). Ambas opciones que están disponibles en el mercado argentino están asociadas a una transmisión automática de seis marchas con opción manual y levas detrás del volante para la versión Highline.

Mirá nuestra prueba con el Ford EcoSport en este link

Una de las mejores características del impulsor es la reacción tanto a baja como alta velocidad. En el tránsito urbano se desplaza con total comodidad y en ruta se puede pisar tranquilamente el pie derecho a fondo para tener la respuesta necesaria para superar a otro vehículo.

Nueva mecánica de 1.0 litros turbo de 116 CV. Foto: Volkswagen

El confort de marcha también es excepcional. En todos los terrenos que los probamos el Nivus se comportó de gran manera. Lo que más sorprende, teniendo en cuenta que es un vehículo familiar, es su andar en la ruta donde va firme y con aplomo. Por supuesto no es un deportivo, pero es lo mejor del segmento.

Los números del consumo son muy buenos si lo comparamos con sus rivales del segmento B. La motorización turbo y la transmisión se combinan para ofrecer unos 7 litros cada 100 kilómetros en el extraurbano y asciende hasta los 8,6 en la misma distancia en la ciudad.

Equipamiento

El nuevo Volkswagen Nivus estrena, en su versión Highline, el sistema de infoentretenimiento VW Play, desarrollado 100% en América Latina. Este sistema puede recopilar información del vehículo, leer prácticamente todos los formatos multimedia, descargar aplicaciones y mucho más. Además, combinado con el tablero totalmente digital Active Info Display, el interior suma dos pantallas de 10” interconectadas que aseguran toda la información del vehículo.

El baúl tiene un espacio de 415 litros. Foto: Volkswagen

Otra de las características que distinguen al SUV es los elementos de confort interior. Para todas las versiones, incorpora el sistema “Coming & Leaving Home”, dirección eléctrica y volante multifunción, y sensores y cámara de estacionamiento traseros. Por su parte, la Highline adiciona tapizados de cuero ecológico, sensores de estacionamiento, climatizador automático, espejos exteriores rebatibles eléctricamente y apertura y arranque sin llave.

Más en Minuto Motor: El nuevo Nissan Kicks ya se ofrece en el mercado argentino

En materia de seguridad, posee un completo equipamiento. De serie en todas las versiones, dispone de seis airbags y control de estabilidad (ESP), anclajes ISOFIX y control de asistente para arranque en pendientes. La Highline suma control crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia), detector de fatiga y control de presión de neumáticos.

En definitiva, el Volkswagen Nivus elevó la vara para el segmento que viene creciendo a pasos agigantados cada vez que una marca lanza una nueva generación al mercado.

Conclusión

No hay dudas que el Volskwagen Nivus es lo mejor del segmento por su combinación mecánica y su equipamiento. Tampoco hay dudas que el espacio interior no es de los mejor y es un ítem buscado para decir una compra en este nivel de vehículos.

Volkswagen Nivus
El precio del Nivus es elevado como todas las opciones tope de gama del segmento. Foto: Volkswagen

Esos dos extremos son los que marcan al producto de VW que elevó aún más la vara en uno de los segmentos más importantes del mercado. Buen diseño exterior e interior, un gran motor y muchos detalles que hacen que el Nivus sea una referencia.

Hoy, la versión Highline que estuvo a prueba en Minuto Motor, cuesta unos $3.488.700. Una suma elevada que ya se está haciendo costumbre en las versiones tope de gama de estos SUV tan buscados.

2 replies »

Deja un comentario