Slider

Test: Volkswagen Taos 250 TSI Highline

El SUV de fabricación nacional se muestra ágil y potente gracias a su motor 1.4 turbo de 150 CV. El Volkswagen Taos 250 TSI Highline cuenta con un rico equipamiento en confort y seguridad.

Ser el primer SUV fabricado en la Argentina conlleva una gran responsabilidad. Pero el Volkswagen Taos 250 TSI Highline supera las expectativas con cierta comodidad.

Este modelo compite en el segmento C de los SUV, pero a pesar de su tamaño ofrece una agilidad admirable y una potencia más que destacable.

El Volkswagen Taos se fabrica en Pacheco.

Además, por su completo equipamiento en confort y seguridad, el Volkswagen Taos 250 TSI Highline no tiene nada que envidiarle a los vehículos de las denominadas marcas Premium… ni a nadie.

Exterior

La imagen de este modelo es sobria, tal vez demasiada. Si se tiene en cuenta que otros modelos recientemente lanzados de la marca alemana poseen una imagen más futurista, el Taos se caracteriza por una personalidad más discreta, que refleja solidez.

Pero más allá de lo tradicional, cabe destacar que este SUV cuenta con un diseño fluido gracias a sus líneas que exhiben continuidad desde la trompa hasta la parte posterior. 

El frente es imponente. Es que por debajo del logo de la marca hay una superficie plástica que continúa con el diagrama de la parrilla y le da la sensación de gran amplitud.

Mide 4.468 milímetros de largo, 1.841 de ancho y 1.626 de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.681 milímetros. Estas dimensiones le dan una gran prestancia y, a pesar de ser un vehículo mediano tirando a grande, no pierde agilidad.

Es un SUV mediano que, pese a medir casi cinco metros, tiene un comportamiento dinámico ágil.

Por otra parte, este tamaño garantiza una muy buena habitabilidad, por lo que el Taos es un vehículo ideal para realizar viajes largos. Esta función aumenta aún más si se tiene en cuenta que la capacidad del baúl es de 489 litros y es una de las mejores del segmento.

Interior Taos 250 TSI Highline

En el habitáculo del Volkswagen Taos 250 TSI Highline es realmente muy confortable. Hay espacio de sobra para que cinco adultos viajes cómodos. La luminosidad está garantizada gracias a su techo vidriado que ocupa casi toda la superficie superior del vehículo. Esta cuenta con una cortina tipo blackout que se abre y cierra eléctricamente. Lo que sí, solo se abre la primera parte, la que está por encima de las plazas delanteras.

Los materiales son de buena calidad y mantienen la sobridad de la silueta exterior. La consola central cuenta con una pantalla multitáctil de 10” que, sumada al instrumental 100% digital y configurable, otorga una estética bien moderna.

La versión highline tiene transmisión automática tiptronic de seis marchas.

Como agregado, y para mejorar la ambientación, se puede optar entre varios colores para elegir las luces interiores que se combinarán con las de la relojería del tablero.

Como en todo SUV, la posición de manejo es elevada. La comodidad no es un problema ya que la butaca del conductor cuenta con múltiples ajustes eleéctricos. Además, el volante se ajusta en altura y profundidad.

Más en Minuto Motor: Test: Volkswagen Nivus Highline

El Taos mira hacia el futuro y una muestra de esto es que todos los puertos USB que hay en son tipo C, lo que apunta a celulares y dispositivos de última generación y de gama media alta.

Motor y confort de marcha

El Volkswagen Taos 250 TSI Highline está impulsado por un motor 1.4 turbo de 150 CV y 250 NM de torque. Este propulsor le calza justo. No es una bomba, pero le brinda al vehículo la agilidad y las prestaciones necesarias para moverse con soltura solvencia. Asimismo, el hecho de que sea un motor “chico” disminuye el consumo de combustible, un punto muy a favor. El gasto de nafta ronda en el ciclo mixto en los 10,5 litros cada 100 kilómetros.

El motor está asociado a una caja automática tiptronic de seis marchas y a una tracción delantera, que cuenta con la ayuda de varios modos de manejo.

El diseño es sobrio y elegante.

Estos son Eco, Normal, Sport e Individual y permiten modificar los parámetros de la respuesta del motor, la dirección, la transmisión y hasta del funcionamiento del climatizador.

El comportamiento de este modelo en ruta o autopista es superlativo. Muestra una gran tenida y ofrece mucha confianza a su conductor.

Por último en este punto, su aceleración de 0 a 100 se logra en 9,3 segundos y su velocidad máxima es 184 kilómetros por hora.

Equipamiento y seguridad

El Taos está dotado de un enorme paquete de elementos que amplían el confort y la seguridad. Lo más destacable es el sistema ADAS de ayuda a la conducción. Este cuenta con seis airbags, frenos a disco en las 4 ruedas con ABS/EBD/BA, control de tracción, control de estabilidad con función para remolque, anclajes Isofix, asistente al arranque en pendientes, espejo retrovisor con antiencandilamiento automático, detector de fatiga, sistema de frenado de emergencia post-colisión, sensor de presión de los neumáticos y de desgaste de pastillas de freno.

Además posee sensor de ángulo ciego, control de velocidad crucero adaptativo con función Stop&Go, frenado autónomo de emergencia con detección de peatones y alerta de tráfico cruzado trasero.

El conjunto lumínico de la parte frontal divide la trompa en dos.

Por el lado del confort ofrece climatizador automático bizona con salidas para las plazas traseras, VW Play compatible con Apple Car Play y Android Auto y cargador inalámbrico para celulares, entre otros.

Conclusión

El Volkswagen taos 250 TSI Highline supera ampliamente el desafío de ser el primer SUV de producción nacional. Es un modelo sólido con prestaciones que garantizan un comportamiento solvente, dinámico y seguro. La habitabilidad es de alto nivel, sobre todo en las plazas traseras donde hay mucho espacio para las piernas. Esto certifica el concepto de ser un vehículo para viajes largos en familia.  

El dilema es el precio. Cuesta 5 millones de pesos y, por tratarse de un modelo hecho en el país pareciera ser caro. Pero la demanda de los SUV crece mes a mes y VW supo ocupar con el Taos el lugar de privilegio de ser el pionero de la fabricación local. Un cheque al portador para el futuro.

1 reply »

Deja un comentario