Autos

Test: BMW Serie 1 5p SportLine

El cambio de paradigma que representó pasar de la tracción trasera a la delantera no le quitó las grandes características del modelo. El BMW Serie 1 al detalle.

Cuando el nuevo BMW Serie 1 salió al mercado mundial se puso en duda sus condiciones dado que había dejado la histórica tracción trasera para ahora tener delantera. Posiblemente en el uso cotidiano no varie mucho ese gran detalle de configuración pero para los amantes de la marca alemana era una pequeña traición a sus raices.

Más en Minuto Motor: Mirá nuestra prueba con el Mercedes-Benz Clase A

En definitiva, la tercera generación del más pequeño de la casa bavara llegó para sumar mayores características a lo que ya ofrecía el modelo. Entonces mantuvo su buen comportamiento dinámico, su estética bien lograda e incorporo mayor espacio para los pasajeros y para la capacidad de carga, claves para un segmento donde día a día se compite contra los SUV.

BMW Serie 1

El nuevo BMW Serie 118i 5p Sportline pasó por las manos de Minuto Motor y a continuación te vamos a contar los detalles en su uso citadino diario y su dinámica en ruta después de haber realizo más de 1000 kilómetros.

Exterior

Los cambios son bastante grandes con respecto a su antecesor. Desarrollado sobre la plataforma UKL, la misma que utiliza MINI, el Serie 1 tuvo que acomodar sus dimensiones. Ahora es más corto con 4319 mm, más ancho 1799 y más alto 1434 mm. Lo que llama la atención es que a pesar de buscar mejorar su espacio interior, la distancia entre ejes se redujo en unos 20mm y ahora llega a los 2670 mm.

El BMW Serie 1 es un vehículo que llama la atención a pesar de no tener un porte predominante. Esto lo logró por tener una estética menos conservadora con una parrilla grande y un capot más corto con detalles deportivos como los faros más estirados con tecnología LED.

BMW Serie 1

En el lateral la búsqueda estuvo en darle una línea de coupé pero con cuatro puertas. La línea de cintura se va elevando hacia la parte trasera y el parante C casí que no existe. Las llantas son de 17 pulgadas y cuenta con neumáticos de medidas 225/45 R17. Por último, la parte trasera está bien logrado con un estilo similar a lo que muestran otros modelos de la marca.

La evolución estética al Serie 1 le quedó bien. Se nota que es un modelo de nueva generación y que se buscó encontrar nuevos atributos.

Interior BMW Serie 1

La idea de ganar espacio interior se mejoró a pesar de que la distancia entre ejes se acortó. Esto es porque al cambiar el formato, el habitáculo se fue para adelante y así generó más lugar para los pasajeros traseros. En esta generación, cuatro adultos pueden viajar con comodidad aunque tendrán que ajustarse un poco para poder entrar al vehículo.

La posición de manejo es buena con la posibilidad de subir la butaca para tener más visión o bajarla al máximo para darle un estilo más deportivo. La consola central fue renovada por completa con un estilo bien sobrio y con comandos bien intuitivos. La calidad de materiales y terminaciones son acordes a los de un modelo pequeño premium.

En cuanto a la visión, el punto más complicado es para mirar hacia atrás. La pequeña superficie vidriada de la luneta hace que sea algo difícil realizar las maniobras pero para ello cuenta con varios sensores de estacionamiento.

Mirá todos los detalles del BMW Serie 4 que llegó al país

La renovación del BMW Serie 1 logró su cometido. La capacidad del baúl se incrementó hasta llegar a los 380 litros para estar a altura de lo que ofrecen sus competidores. ¿La contra? Para ganar espacio tiene una rueda de auxilio temporal que está pensada para mercados de otras regiones y no es tan cómoda para Argentina.

Motor y confort de marcha

El cambio de configuración hizo que el BMW Serie 1 sea el primer vehículo de la automotriz en equipar un impulsor delantero transversal y tracción delantera. Su mecánica consta de un motor de 3 cilindros en línea de 1.5 litros Turbo que alcanza unos 140 CV de potencia entre 4600 a 6500 rpm y 220 Nm de torque a las 1480 rpm. Esta unidad se complementa con la caja automática de 7 marchas, con doble embrague.

BMW Serie 1

Después de este gran cambio, la marca tenía que poder mantener todas las características que tenía el Serie 1 y lo lograron. La potencia se siente desde el primer momento de aceleración y el confort dinámico es de excelencia. Aparte con esta configuración se adaptó al transito en ciudad que es muy confortable.

La prueba tuvo más de 1000 kilómetros. Saliendo de uso en ciudad, viajamos de Buenos Aires a Concepción del Uruguay (Entre Rios) para sentir realmente el placer de manejarlo en la ruta. A velocidad de autopista (130 km/h), el BMW se comporta de gran manera. A veces estos modelos pecan de deportivos pero el Serie 1 cumple a la perfección el confort en las complicadas rutas argentinas.

Esos 140 CV del 1.5 de 3 cilíndros hacen que el modelo tenga una buena potencia pero que el consumo no se eleve demasiado. A unos 130 km/h con control crucero, consumió unos 7,1 l/100 km y los días en ciudad nos elevaron los números hasta poco menos de 10 litros en la misma distancia. La contra está en los escasos 42 litros del tanque de combustible que hace que las detenciones a recargar sean más habituales.

Equipamiento y seguridad

Hoy la gama está configurada con dos versiones. La Sportline, que estuvo a prueba en Minuto Motor, y la M. A decir verdad, el Serie 1 no sorprende por su equipamiento. Esta versión cuenta con lo que necesita un modelo pequeño premium pero hay algunos detalles que llama la atención que no tenga.

Principalmente, y haciendo foco en los faltantes, no hay muchas asitencias al manejo. El control crucero es convencional y no cuenta con frenado autónomo de emergencia o control de mantenimiento de carril. Estos atributos ya los vemos en vehículos de menor categoría que se producen en la región. Después mantiene un nivel de equipamiento bastante bueno con seis airbags, control de estabilidad y ganchos ISOFIX, solo por nombrar algunos.

Por el lado de la tecnología y confort, tiene un sistema de navegación con pantalla táctil de 8.8”, con dos puertos USB, conexión con el smartphone a través de Apple Car Play (no tiene Android Auto) y comandos de voz. Otros puntos a destacr son el climatizador que tiene salida para la plazas traseras y el techo panorámico eléctrico corredizo.

Conclusión BMW Serie 1

La nueva generación dio un salto de calidad. El cambio de configuración que tanta sorpresa trajo quedó en el olvido a los pocos días. El Serie 1 mantiene su gran dinámica y mejoró en el confort de marcha. Además, ganó espacio interior y la motorización es adecuada para un vehículo de este segmento.

En Argentina, el 118i Sportline cuesta unos 57.500 dólares, ubicandose en la gama más económica de los vehículos premium. Hoy, además de sus rivales convencionales, compite con los productos de alta gama de la marca generalistas y eso le juega algo en contra. Por supuesto, todas esas aristas no quitan que siga siendo un BMW y todo lo que eso conlleva.

Categories: Autos, BMW, Slider, Test

Tagged as: , , , , , , ,

3 replies »

Deja un comentario