Autos

Test: Kia Rio SX 1.6, 123 CV, AT6

El hatchback de la marca coreana presenta un completo equipamiento, un diseño atractivo y un desempeño muy bueno para lo que es el segmento B. Su principal contra es el precio, que supera al de sus competidores ampliamente al de sus competidores, ya que alcanza los 670.000 pesos.

El segmento B es el que más vende en la Argentina. Año tras año, las marcas renuevan los actores que salen a la escena para tratar de captar más compradores, ampliar su participación y seducir a los clientes de la competencia.

El Kia Rio 2018 tiene muchas características que podrían ubicarlo dentro de los más vendedores, pero ni siquiera figura en el top ten del primer semestre del año. La razón es contundente. Al ser un vehículo importado, su valor es de 670.000 pesos, muy por arriba de sus competidores.

Fuera de eso, el vehículo tiene muchos puntos a favor, y muy pocos en contra.

Kia Rio SX

El Kia Rio tiene grandes características.
Foto: Kia

Diseño Exterior

La imagen del Rio es distintiva. En su frontal se ve un diseño original, que se expresa en un listón negó por debajo del capó y por sobre la parrilla. Los faros integrados a los guardabarros tienen una forma ascendente, como si fuesen unos lentes estilo pin up.

En el lateral se observa un prolijo trabajo para aportar dinamismo. Los apliques de aluminio ubicados en las puertas y las manijas color carrocería muestran un estilo que apunta al lujo. Además, las llantas de 17 pulgadas aportan otro ítem distintivo.

Más en Minuto Motor: Kia presenta la versión doble cabina de su K2.500

En la parte posterior se puede encontrar una luneta elevada, algo que le aporta cierto aire de robustez. Debajo deñl portón se esconde un baúl de 325 litros, nada mal para un auto chico.

Todo esto, hace que el hatch coreano sea un vehículo que se puede reconocer a simple vista.

Kia Rio

Su diseño es atractivo, fino y de buena calidad.

 

Diseño Interior

En el habitáculo no hay grandes lujos, ni tampoco grandes falencias. Hay una buena calidad de materiales y todos los comandos están ubicados en forma ergonómica. Se destaca una pantalla de siete pulgadas, cuyo sistema táctil no es el mejor. No tiene navegador, como es tendencia ya en muchas marcas, pero se puede aparejar con el celular mediante Apple Car Play o Android Auto, así que se puede usar el GPS del celular. Posee dos puertos USB (uno adelante y otro atrás), por lo que en las plazas traseras también se puede cargar algún dispositivo.

El volante se regula en altura pero no en profundidad, esto hace que la posición de manejo pierda opciones. Una persona de gran tamaño podría verse perjudicada. El tablero posee dos grandes relojes, lo que hace que la lectura de la información sea bastante clara. No se ve data sofisticada ni elementos que requieran un profundo análisis.

Más en Minuto Motor: Kia presentó al Niro en su versión eléctrica

 

Un punto de excelencia es la isonorización del interior. El habitáculo queda aislado del exterior, a tal punto que los insoportables bocinazos en los peajes se escuchan en la lejanía.

Kia Rio

En el interior se observa una buena terminación.

Motor y confort de marcha

El Rio SX viene con un impulsor 1.6 de 123 CV, asociado a una caja automática de seis marchas. Este motor, entrega prestaciones superlativas para un vehículo de su segmento, aunque tiene algunos ajustes para hacer. Para destacar está su agilidad y potencia. En el segmento B no hay muchos autos que están por debajo de esta cantidad de caballos de fuerza. Esto le da ventaja al Kia, que tiene una salida bastante picante y responde muy bien en maniobras de sobrepaso. Para corregir, hay que mencionar que el consumo es algo alto (casi 9 litros cada 100 kilómetros de uso mixto) y que cuando se lo pisa en baja, la caja tarda en pasar de marcha y esto hace que el vehículo trabaje con las revoluciones elevadas. Ya en alta, el motor encuentra sosiego y su desempeño brinda un gran confort de marcha.

Kia Rio

La caja automática de seis marchas podría tener un mejor rendimiento en baja.

Equipamiento y seguridad

El Rio SX 2018 pagó la deuda que este modelo tenía. Ahora, incorpora control de estabilidad además de otros equipamientos que son: seis airbags, anclajes isofix, frenos ABS con EBD, discos en las cuatro ruedas, control de tracción y asistencia al arranque en pendiente. Sin dudas, un equipamiento muy completo para su segmento. Algo para destacar es que la rueda de auxilio es homogénea en tamaño y en la llanta.

Conclusión

El Kia Rio es un vehículo con las credenciales para ser un líder, pero que queda relegado por el precio. 23.900 dólares parece algo excesivo para un auto chico, pero su equipamiento, diseño y confort de marcha lo ubican como un objeto de deseo entre los compradores de esa clase de vehículos.

4 replies »

Deja un comentario