Lamborghini

La increíble historia de cómo nació Lamborghini

Ferruccio Lamborghini, un multimillonario que logró su fortuna en la construcción de maquinaria agrícola, quedó desconforme con sus Ferrari y decidió hacer una automotriz para competirle.

Lamborghini comenzó su carrera en el mundo industrial después de servir en un destacamento de transporte al ejército italiano en la Segunda Guerra Mundial. Viendo que había muchas piezas sueltas de los vehículos destruidos, Ferruccio decidió comprar a precios bajos las partes sobrantes para convertirlos en maquinaria agrícola.

Lamborghini
Ferruccio Lamborghini en sus inicios. Foto: Lamborghini

Gracias a la reactivación que tuvo Italia cuando finalizó la guerra, el éxito comercial fue casi inmediato y al tiempo había logrado una frtuna incalculable. Ferruccio Lamborghini decidió invertir su dinero en la colección de autos. Así llegó a tener un garaje colmado de vehículos deportivos entre los cuales aparecían Mercedes-Benz, Lancia, Maserati, y Ferrari.

Más en Minuto Motor: Mirá todos los detalles de la última joya de Pagani

Admirador de Enzo Ferrari y sus vehículos, Lamborghini compró varios ejemplares de la firma de Maranello pero ninguno le respondía mecánicamente como él pretendía. La historia más particular fue la que se dio con el embrague de una 250 GTB que, tras varias revisiones no lograron resolver el problema.

El Lamborghini 350 GT Rossa en un encuentro de 2021. Foto: Lamborghini

Cansado de tener que soportar estos inconvenientes, entabló una conversación con el mismísimo Ferrari que pasó a la historia. Palabras del propio Lamborghini: “Las Ferrari sólo me generaban problemas. Un día, ya harto de mandarlos al taller, llamé a Enzo para decirle que sus automóviles eran pura basura y me contestó que un fabricante de tractores no podía entender sus deportivos”.

Amargado por la contestación, Lamborhini decidió instalar su fábrica de deportivos (Automobili Lamborghini Holding) y convertirse en rival directo de Ferrari. La primera planta fue instalada en el 1963 en Sant’Agata Bolognese, a pocos kilómetros de Maranello, histórica sede de Ferrari.

Más en Minuto Motor: Dos nuevas ediciones especiales de Ferrari

El primer Lamborghini fue el 350 GT, luego llegaron el 400 GT y el que sería el primer ícono de la marca, el Miura en 1966. La idea de Ferrucio no era solo construir superdeportivos exclusivos sino que también buscaba ofrecer otro tipo de modelos más económicos como el Urraco con motor V8 de 1972. Dos años después llegó un nuevo símbolo de la marca, con la aparición del Countach que perduró 16 años en el mercado.

Lamborghini
El Countach fue uno de los modelos emblemáticos de la marca. Foto: Lamborghini

Recién en la década del 90, nació el Diablo que con su motor V12 se llevó el título del vehículos de producción más veloz del mundo, superando los 320 km/h. Con la salida del mercado de este modelo, aparecieron el Murciélago en 2001 y el Gallardo en 2003.

Estos dos últimos ejemplares fueron los que introdujeron a la marca en el mundo del automovilismo. A principios de 2003, hubo un acuerdo con el equipo alemán Reiter Engineering para que Lamborghini haga su estreno en el FIA GT. La idea de las carreras para la marca había sido descartada ya en sus inicios porque según las palabras de Ferruccio: Las carreras son el modo más rápido de arruinarse, yo compito en la calle. Para ello hubo que adecuar el Murciélago bajo las normas GT y más tarde al Gallardo GTR.

Lamborghini Urus
Diseño moderno y atractivo para el Urus. Foto: Lamborghini

Después de tanto tiempo de desarrollos y estudios, la última estrella de Lamborghini es el Urus, un SUV que llegó para hacerle frente a sus rivales de las marcas más emblemáticas, como el Porsche Cayenne, el Jaguar F-Pace y el Bentley Bentayga.

1 reply »

Deja un comentario