Chevrolet

Test en Brasil: Chevrolet Tracker LT 1.0 turbo, AT 6

La versión más económica del SUV alcanza los 116 CV y muestra muchas similitudes estéticas con el Onix. El Test en Brasil brinda un primer contacto con la versión “base”.

Minuto Motor sigue alimentando su sociedad la Agencia Automotrix. En esta ocasión, con el Test en Brasil del nuevo Chevrotet Tracker.

Para variar, esta vez se probó la versión de entrada de gama. Se trata de la LT, que tiene un motor 1.0 turbo de tres cilindros que alcanza los 116 caballos de fuerza y 165 Nm de torque. El propulsor está asociado a una caja automática de seis marchas que no tiene levas al volante, por tratarse de una versión económica.

Exterior

La versión LT exhibe el aspecto aerodinámico y agresivo que caracteriza a la línea Tracker, resaltado por arrugas en todo el cuerpo, especialmente en el capó. En la parte trasera, el perfil aerodinámico integrado con “luz de freno” refuerza la deportividad y es idéntico a la versión Premier; de hecho, aparte de las respectivas designaciones cromadas en la tapa del maletero, las diferencias externas de las dos configuraciones son pocas.

Chevrolet Tracker
La nueva generación de la Tracker se produce en Brasil. Foto: Agencia Automotrix

El LT no tiene las características luces LED y los faros de LED completo de la versión superior, ni las líneas LED del paragolpes con función de flecha; en LT, son solo luces de circulación diurna. Las manijas de las puertas son del color del automóvil en el LT y cromadas en el Premier. Las llantas de aluminio del LT son llanta 16 y neumáticos 215/60, mientras que la parte superior de la línea adopta llantas de diamante de 17 pulgadas y llantas 215/55. Y el techo corredizo también está restringido a Premier.

interior

No hay forma de ingresar al Tracker y no recordar Onix. El volante, los elementos del tablero y los diales del panel de instrumentos analógicos son similares a los adoptados en la escotilla y el sedán; en el SUV, las imágenes de la pantalla de la computadora a bordo son en color. La posición de conducción es correcta y el volante ofrece ajuste de altura y profundidad. Los asientos delanteros tienen ajustes mecánicos de altura y profundidad, así como un apoyacabezas ajustable en altura.

Chevrolet Tracker
En el interior se parece mucho al del Onix. Foto: Agencia Automotrix

El centro multimedia tiene una pantalla de 8 pulgadas y ofrece integración con teléfonos inteligentes a través de Android Auto y Apple CarPlay. En la versión 1.0 turbo LT, los asientos están hechos de tela y el acabado interno tiene partes bien ajustadas, pero está dominado por plásticos rígidos. En patrones más sencillos que los de la versión Premier, casi todo es de color “Jet Black”, con algunas aplicaciones plateadas. El panel tiene partes bien ajustadas y materiales atractivos. En la parte trasera, el espacio para las piernas es generoso para un SUV compacto. Al igual que con Onix, hay un puerto USB frontal y dos traseros.

Equipamiento y segurdad

El SUV compacto Chevrolet viene de serie con seis airbags, alarma, asistente de arranque en rampa, controles de tracción y estabilidad, faros y faros antiniebla, luz de circulación diurna, ajuste de altura de los faros delanteros, fijación de asientos para niños Isofix y Top Tether, manijas de las puertas plateadas internas, aire acondicionado , columna de dirección regulable en altura y profundidad, computadora de a bordo, dirección eléctrica, cerraduras y ventanas eléctricas, panel de instrumentos con pantalla de 3,5 pulgadas y volante con controles de sonido.

Chevrolet Tracker
La versión LT tiene no tiene luces LED. Foto: Agencia Automotrix.

Además cuenta con el sismeta MyLink multimedia tiene una pantalla LCD táctil de 8 pulgadas. Además de la transmisión automática de 6 velocidades con opción de cambio manual, la versión 1.0 LT añade al modelo más básico la parrilla delantera con detalles cromados, los carenados de los retrovisores del color del coche, la baca plateada, la cámara trasera, la piloto automático, apertura de puertas con llave cara a cara, arranque por botón y arranque-parada. Sin embargo, LT no ofrece algunos refinamientos Premier, como el sistema de estacionamiento automático, alerta de punto ciego, monitoreo de presión de llantas, espejo retrovisor fotocromático, cargador de teléfono celular por inducción, sistema de advertencia de distancia del automóvil delantero y frenado automático de emergencia.

Más en Minuto Motor: Test Chevrolet Onix 1.0 Turbo Premier

Motor y confort de marcha

El 1.0 turbo de la versión LT, con sus 116 caballos de fuerza no es exuberante. La caja de cambios automática de 6 velocidades intenta incluso explorar el motor a altas velocidades, pero no repite las prestaciones que ofrece el Onix 1.0 turbo automático, que lleva el mismo impulsor. Tal diferencia de prestaciones es natural, ya que el Tracker pesa unos expresivos ciento sesenta y tres kilos más: son 1.065 kilos del portón y 1.228 kilos del SUV.

Chevrolet Tracker
El diseño de la nueva generación sigue siendo atractivo. Foto: Agencia Automotrix

Es el equivalente a llevar dos pasajeros de 81,5 kilos cada uno, algo que, en un coche de este tamaño, marca una diferencia dinámica. Sin embargo, si no ofrece un rendimiento tan impresionante, el Tracker LT no lo hace demasiado bien. Al arrancar, el motor 1.0 turbo muestra su valor. Incluso sin inyección directa, que generalmente es más eficiente, la aguja del tacómetro se eleva rápidamente y alcanza fácilmente el rango entre 3.000 y 4.000 revoluciones. El conjunto ofrece currículums decentes, lo que permite un adelantamiento seguro y gana velocidad sin tener que presionar demasiado el pedal del acelerador.

Finalmente, la transmisión automática del Tracker LT parece indecisa en algunas situaciones. Sería interesante que la transmisión ofreciera un modo “Sport”, que ayudaría a mantener más altas las velocidades del motor. Y la ausencia de mariposas en el volante para el cambio de marchas manual también limita las posibilidades de una “carrera” más deportiva: cambiar de marcha con el botón de la palanca de cambios no es intuitivo ni agradable de hacer.

Chevrolet Tracker
El baúl tiene una capacidad de 393 litros. Foto: Agencia Automotrix

El volante del Tracker 1.0 turbo LT es ligero en las maniobras de estacionamiento y se vuelve agradablemente firme a altas velocidades. La suspensión es eficiente, sin embargo, la configuración rígida da a los ocupantes el impacto de agujeros ligeramente más profundos. Al tomar curvas a altas velocidades, la carrocería alta se inclina, pero nada que comprometa la sensación de seguridad. El frenado es suave, incluso cuando se pisa el pedal más bruscamente. Y el sistema start-stop, de serie en la versión, racionaliza el uso de combustible en el tedioso “stop and go” del tráfico urbano.

Conclusión

La versión de entrada de gama del Tracker puede tomarse como un Oxis de mayores dimensiones. Esto trae pros y contras. A favor, mayor habitabilidad y espacio interior y de baúl. El costo es relegar las prestaciones que el motor 1.0 turbo de 116 caballos sufre por tratarse de un vehículo más pesado.

El equipamiento es bastante completo por tratarse de un “base” y su andar es realmente confiable. Por eso el Tracker es una buena opción para quien busca entrar al mundo de los SUV.

Fuente: Agencia Automotrix

Deja un comentario