Chevrolet

Test: Chevrolet Cruze LTZ Hatchback

Este modelo del segmento C, uno de los pocos que aún quedan en el país, cuenta con una eficiente mecánica y un buen comportamiento dinámico. Todo sobre el Chevrolet Cruze LTZ.

El Chevrolet Cruze sigue manteniendo en alto la bandera de los autos del segmento C, tanto en versiones sedán como hatchback. Ante la avanzada comercial de los SUV, varias marcas empezaron a “abandonar” este espacio y los clientes perdieron la posibilidad de tener en sus manos autos importantes como el Ford Focus y el Volkswagen Golf, solo por nombrar algunos.

Chevrolet no le hizo caso a esta furor SUV y sigue teniendo vigente al Cruze, un modelo que ya tiene sus años pero que se fue actualizando para ponerlo a la altura de los que el segmento necesita.

Más en Minuto Motor: Mirá nuestra prueba del Toyota Corolla Híbrido

La critica completa del Chevrolet Cruze LTZ Hatchback, a continuación:

Exterior

Desde su lanzamiento, el Cruze tiene una línea bastante particular sin seguir ningún estilo histórico de la marca. Arraigado en los últimos estándares de diseño de Chevrolet, el modelo necesitó una renovación completa aunque se fue renovando durante la última época para aggionarse a algunos rasgos más actuales.

Chevrolet Cruze

En este último restyling se modificaron algunas líneas de la parte delantera con una nueva terminación con detalles cromados y un estilo más deportivo. Pero aún mantiene esa cintura ascendente que va desde la terminación de la parrilla hasta las ópticas traseras. La línea “huevito” para la caída del techo y la “cola” levantada son un sello de este modelo desde que llegó al mercado.

Creemos que es un producto al que se le fueron haciendo renovaciones y aún sigue manteniendo una estética vigente. Igualmente, ya es la hora de una nueva generación del Cruze que tome todo lo que avanzó la marca en la nueva línea de SUV.

En este link podes encontrar todos nuestros test y opiniones

Tiene unas dimensiones de 4448 mm de largo, 2042 mm de ancho, 1484 mm de alto y unos 2700 mm de distancia entre ejes. El baúl es bastante escaso con una capacidad de 290 litros.

Interior

Este modelo de producción nacional tiene la calidad que percibimos en los vehículos desarrollados para el Mercosur. La calidad de los materiales y las terminaciones son buenas pero todo culmina en plásticos duros.

Chevrolet Cruze

La posición manejo es cómoda y algo baja si estás acostumbrado a los que ahora se ofrece en todos los SUV. Hay buena visibilidad, el volante multifunción tiene buen agarre y el panel de instrumentos es completísimo con dos relojes grandes de agujas y un display centro con toda la información del vehículo.

En las plazas traseras está todo bastante ajustado. Dos adultos de un tamaño medio pueden viajar con comodidad pero si ya sos un poco más grande de lo habitual seguramente vas a tener problemas por la caída del techo. La plaza central es la más incomoda de todas porque hay poco espacio y el respaldo es bastante vertical.

Motor y confort de marcha

Toda la gama del Chevrolet Cruze cuenta con el motor turbo de 1.4 litros Ecotec de 153 CV a 5000 rpm y 245 Nm de torque a las 2000 rpm. Esta versión está combinada con caja automática de seis marchas con posibilidad de cambios secuenciales en la palanca de cambios.

La motorización tiene una gran reacción tanto a baja velocidad como en los recuperos. El confort de marcha es de lo mejor en ciudad. Poco acostumbrados a estos “vigentes” hatchbacks del segmento C, el andar es mucho mejor de lo que puede ofrecer un SUV del mismo segmento. Esto se nota bastante con el buen comportamiento dinámico en ruta con buena tenida en las curvas a alta velocidad.

La regulación de las suspensiones están preparadas para nuestros caminos bastante rotos. Por ahí buscaría unos neumáticos con un perfil mejor para Argentina y aumentaría el despeje al suelo porque toca demasiado en los lomos de burro y las cunetas habituales de la ciudad.

En cuanto a los números de consumo, el Chevrolet Cruze rindió unos 8,5 litros cada 100 kilómetros en el ciclo mixto. En ruta, las cifras bajan considerablemente ya que a unos 130 kilómetros por hora el motor trabaja a solo 2500 a rpm.

Equipamiento y seguridad

Posiblemente sea uno de los aspectos más destacados del modelo. Desde la entrada de gama, el paquete de seguridad dispone de seis airbags, sistema de frenos con ABS, sistema de distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia de frenado de emergencia (BA), control de tracción y estabilidad y alerta de presión de neumáticos.

Por el lado del confort, la pantalla multimedia de 8 pulgadas cuenta con el sistema MyLink, Android Auto y Apple Car Play y el servicio OnStar con myChevrolet App. Otra de las novedades es la incorporación de Wifi nativo para utilizar en el vehículo.

También agrega sensor de estacionamiento delantero y trasero con cámara de marcha atrás, faros y luz antiniebla trasera, faros traseros LED y delanteros halógenos, sensor de lluvia, encendido de faros automático con control crepuscular, espejo retrovisor plegable eléctrico y techo solar (solo en la versión hatch).

Conclusión

El Chevrolet Cruze es un modelo que busca seducir a los clientes más tradicionalistas que aún quieren tener un vehículo del segmento C. Tiene condiciones y características para ser rival de cualquier de los SUV que hoy se venden en el mercado.

Creemos que le falta una renovación de nueva generación para meterse de nuevo en la conversación del auto más vendido de la marca. Probablemente esta posibilidad no es algo que tiene pensado Chevrolet y es por eso de la renovación constante del modelo para colocarlo como una opción a considerar a la hora de comprar un modelo de este rango.

La versión LTZ (intermedia de la gama) del Cruze cuesta unos $2.990.900.-

2 replies »

Deja un comentario