Doble opinión

Doble opinión: Volkswagen Nivus Highline

El SUV compacto de la marca alemana tiene muchos atributos para liderar su segmento. Con aciertos en diseño y tecnología, el Nivus Highline está impulsado por un motor eficiente y con un consumo moderado.

A prueba, el Volkswagen Nivus Hignline mostró buenas prestaciones. Un rendimiento acorde para su segmento, aunque sorprendente por estar impulsado por un motor chico. Más allá de ser un 10, el turbo le da a este modelo la explosión necesaria para que se desenvuelva correctamente en maniobras de sobrepaso.

Pero, además, hay otros puntos a favor, y en contra –claro-, que definen a este vehículo. En esta doble opinión, Minuto Motor brinda su análisis sobre el Nivus Highline.

Exterior

Santiago Di Pardo: La estética del Volkswagen Nivus lleva los últimos lineamientos de la marca para la gama de los SUV. En la parte delantera, se destaca la parrilla con líneas cromadas que terminan en los faros con tecnología LED y DRL. El lateral suma varios “fenders” de plástico negro para darle el estilo aventurero y tiene una caída tipo fastback que le da un toque de deportividad. El portón trasero tiene una buena línea con un listón de acrílico negro y un paragolpes amplio que hace que la apertura del baúl se algo alta.

El Nivus Highline atrae miradas en donde esté. Un acierto de Volkswagen en el diseño.

Martín Echaide: Coincidimos con Santiago. El diseño de este modelo es rupturista. No es que se trate de un vehículo futurista, pero sí es distinto a lo que se ve en su segmento. Líneas fluidas y un techo bajo, le dan una personalidad deportiva, casi como la de un crossover, aunque con el despeje de un SUV. . Definitivamente, si lo que se busca es no pasar desapercibido dentro de lo que ofrecen las marcas generalistas en segmentos chicos, el Nivus Hignline cumplirá con ese requerimiento.

Interior

SD: El habitáculo es similar al del T-Cross y el Polo con buenas terminaciones en los materiales y las pantallas digitales para el instrumental y la consola central.

La posición de manejo se asemeja a todo lo que ofrecen sus competidores con una posición alta y buena visibilidad. Lo bueno es que tiene diferentes regulaciones en la butaca y en el volante multifunción para acomodarse a la perfección para los más pequeños o los más altos. Otro detalle a destacar es que tiene una buena insonorización.

Más en Minuto Motor: Doble opinión Volkswagen Taos

Por ahí una de las contras que tiene el Volkswagen Nivus es el espacio interior. Las plazas delanteras tiene una buena habitabildad pero las traseras no son del todo amplias y los adultos viajan algo apretados. Aunque tiene la caida del techo tipo fastback, la altura no es una preocupación para las personas promedio pero si el espacio para las piernas que es bastante reducido.

ME: Acá también hay coincidencia, aunque en este caso, el Nivus Highline no me deslumbró. Mi visión es bastante más moderada en este aspecto. Es cierto que este modelo tiene una gran pantalla central y un instrumental 100% digital. Pero, en la actualidad son muchos los vehículo cuentan con esa tecnología en el país, por lo que no es un atributo que sorprenda. Sí es placentero a la vista el diseño del conjunto de infoentretenimiento en su totalidad.

Un tablero 100% digital y una gran pantalla en la consola central se imponen en el interior.

Debo disentir en el punto de los materiales. A pesar de que dan la sensación de durabilidad, durante el rodaje se percibieron vibraciones en la unidad, que solo contaba con algo más de 8 mil kilómetros.  En cuanto al espacio interior de las plazas traseras coincido plenamente con Santiago y creo que es un aspecto que puede ser determinante a la hora de adquirir este SUV.

Motor y confort de marcha

SD: Cuenta con el motor de 1.0 litros turbo de tres cilíndros que alcanza una potencia máxima de 116 caballos y un torque de 200 Nm (de ahí viene el nombre 200 TSI). Ambas opciones que están disponibles en el mercado argentino están asociadas a una transmisión automática de seis marchas con opción manual y levas detrás del volante para la versión Highline.

Una de las mejores características del impulsor es la reacción tanto a baja como alta velocidad. En el tránsito urbano se desplaza con total comodidad y en ruta se puede pisar tranquilamente el pie derecho a fondo para tener la respuesta necesaria para superar a otro vehículo.

El SUV brasileño de la marca alemana está impulsado por un gran motor 1.0 turboalimentado de 116 CV.

El confort de marcha también es excepcional. En todos los terrenos que los probamos el Nivus se comportó de gran manera. Lo que más sorprende, teniendo en cuenta que es un vehículo familiar, es su andar en la ruta donde va firme y con aplomo. Por supuesto no es un deportivo, pero es lo mejor del segmento.

Los números del consumo son muy buenos si lo comparamos con sus rivales del segmento B. La motorización turbo y la transmisión se combinan para ofrecer unos 7 litros cada 100 kilómetros en el extraurbano y asciende hasta los 8,6 en la misma distancia en la ciudad.

ME: El motor es, sin dudas, lo mejor del Nivus Highline junto con el diseño. La primera impresión es de un propulsor moderado sin nada que se destaque. Pero el impulsor responde ante cualquier exigencia, gracias al turbo y a los 116 CV.

El resultado es un desempeño sin debilidades con un consumo de combustible más que aceptable. ¡bravo por Volkswagen!

Equipamiento Nivus Highline

SD: El nuevo Volkswagen Nivus estrena, en su versión Highline, el sistema de infoentretenimiento VW Play, desarrollado 100% en América Latina. Este sistema puede recopilar información del vehículo, leer prácticamente todos los formatos multimedia, descargar aplicaciones y mucho más. Además, combinado con el tablero totalmente digital Active Info Display, el interior suma dos pantallas de 10” interconectadas que aseguran toda la información del vehículo.

Otra de las características que distinguen al SUV es los elementos de confort interior. Para todas las versiones, incorpora el sistema “Coming & Leaving Home”, dirección eléctrica y volante multifunción, y sensores y cámara de estacionamiento traseros. Por su parte, la Highline adiciona tapizados de cuero ecológico, sensores de estacionamiento, climatizador automático, espejos exteriores rebatibles eléctricamente y apertura y arranque sin llave.

Si bien comparte mucho con el Polo, este modelo es más elevado.

En materia de seguridad, posee un completo equipamiento. De serie en todas las versiones, dispone de seis airbags y control de estabilidad (ESP), anclajes ISOFIX y control de asistente para arranque en pendientes. La Highline suma control crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia), detector de fatiga y control de presión de neumáticos.

ME: Acá se genera un punto de inflexión. Si el Nivus viene bien equipado con sus seis airbags, su ESP y su control de crucero adaptativo, por qué otros vehículos del segmento B no poseen este nivel de seguridad. El concepto del auto de entrada de gama en la Argentina tiende a que se trate de un vehículo “pelado”, pero –si bien estamos hablando de la versión top del modelo- en Minuto Motor consideramos que este modelo alzó la vara del segmento B.

Conclusión

SD: No hay dudas que el Volskwagen Nivus es lo mejor del segmento por su combinación mecánica y su equipamiento. Tampoco hay dudas que el espacio interior no es de los mejor y es un ítem buscado para decir una compra en este nivel de vehículos.

El precio del Nivus es elevado como todas las opciones tope de gama del segmento. Foto: Volkswagen

Hoy, la versión Highline que estuvo a prueba en Minuto Motor, cuesta unos $3.600.000. Una suma elevada que ya se está haciendo costumbre en las versiones tope de gama de estos SUV tan buscados.

La caída del portón le da un aire deportivo a la parte trasera.

ME: El Nivus Highline es caro. No decimos que no lo valga, pero el empobrecimiento de la economía argentina y el retroceso permanente de los salarios en el último tiempo convierten al modelo que Volkswagen fabrica en Brasil más en un objeto de deseo que en algo accesible.

¿Lo vale? Posiblemente sí. Un motor eficiente, un diseño atractivo y un equipamiento completo parecen ser razones suficientes para avalar el precio. Pero el que manda es el bolsillo.

Otro factor a tener muy en cuenta es el espacio interior. Para una familia “tipo” de dos adultos y dos niños seguramente sea un vehículo acorde. Pero si hay más adultos o más chicos ya hay que hablar de otra cosa.

1 reply »

Deja un comentario