Mercedes-Benz

Doble Opinión: Mercedes-Benz Clase A 250 AMG Line

La nueva generación del más pequeño de la gama de Mercedes-Benz se caracteriza por un alto nivel de confort y de seguridad, un diseño novedoso y una motorización impecable.

A medida que pasan las generaciones el Mercedes-Benz Clase A se va “acomodando” a lo que el usuario promedio necesita. Este salto no fue tan grande como el que dio su antecesor que dejó de lado el concepto familiar para ser un hatchback con todas las letras. Esta vez el cambio no fue tan radical sino que se centró en la incorporación de nuevas tecnologías de seguridad y confort y de sumar un diseño mucho más agresivo que su antecesor.

Más en Minuto Motor: Mirá el Mercedes-Benz Clase A Sedán que se lanzó en Argentina

Como sucede habitualmente con los Mercedes-Benz es difícil criticar cualquiera de sus modelos en cuanto a sus condiciones técnicas porque probablemente tengo lo mejor del segmento en el que participe cada vehículo. Seguramente las opiniones negativas recaen en algunos faltantes de equipamiento, su espacio interior y su diseño que, como lo decimos habitualmente, algunos se enamoran a primera vista y otros le piden cambios para mejorar.

Mercedes-Benz Clase A
El Mercedes-Benz Clase A tiene un gran nivel de equipamiento. Foto: Mercedes-Benz

A continuación la marca registrada de Minuto Motor, la Doble Opinión de Martín Echaide y Santiago Di Pardo del Mercedes-Benz Clase A 250 AMG Line:

Exterior

Martín Echaide: La imagen muestra un minucioso balance entre deportividad y sobriedad. Tiene una personalidad juvenil, sin dejar de lado el estilo señorial de la marca. En el frontal se destacan sus luces diurnas que le dan una expresión agresiva, y parecen el ceño fruncido de un guerrero. La parrilla , de gran tamaño, está partida en dos por una línea horizontal plateada, que en el medio ostenta la estrella de la marca.

Las líneas laterales son fluidas y mezclan ángulos con terminaciones redondeadas. La cintura alta de la carrocería confirma su carácter deportivo y distinguido.

En Argentina se vende en tres versiones. Foto: Mercedes-Benz

Santiago Di Pardo: El cambio de su estética exterior para unas líneas más agresivas le cayó a la perfección. A diferencia de lo que cree Martín, pienso que el estilo señorial fue abandonado por completo para darle paso a un estilo más juvenil (acá si coincidimos).

Este look más deportivo le aporta un carácter más fresco, con un frontal asemejado a los últimos lanzamientos como el del CLS. A pesar de haber mantenido los 4,42 metros de longitud, sus dimensiones crecieron con una distancia entre ejes que se prolongó unos 3 cm., una altura de 1,44 m. y un ancho de 1,80 m.

Interior

ME: El habitáculo es una verdadera zona de confort, que da pena dejar. Los asientos son confortables y hay buen espacio para cuatro adultos. Los materiales son, en el 99% de los casos, de primera calidad. No es que haya algún componente de bajo presupuesto, sino que al haber tanta presencia de aluminio y cuero, algunos plásticos duros pasan a segundo plano.

Más en Minuto Motor: Mirá en este link otras doble opinión de Minuto Motor

El ambiente que se crea dentro del Clase A es de confort superlativo. La cabina está perfectamente insonorizada. Ningún ruido externo altera la paz con la que el conductor puede encontrarse si la busca. Además, como lujo aparte, la iluminación puede elegirse entre múltiples colores e, incluso, entre opciones multicromáticas que van rotando dentro de los tonos seleccionados.

Por el lado de la tecnología, cuenta con inteligencia artificial. Este método sirve para que el auto “aprenda” sobre algunas costumbres de su conductor y, de esta forma, lo ayude a relajarse y a encontrar soluciones. Por ejemplo, si todos los lunes la persona que maneje va a determinado lugar, el Clase A le indicará la ruta más óptima. También posee comando por voz, por lo que sintonizar una radio, abrir la cortina parasol o regular la temperatura del aire acondicionado ya no es tarea para ningún botón.

La parte más agresiva del diseño del Clase A. Foto: Minuto Motor

Otro cambio notorio, y positivo, es el tablero de instrumentos. Ahora es completamente digital, y configurable en diferentes estilos. Esta pantalla de diez pulgadas está unida a la de la consola central, del mismo tamaño, pero con la diferencia de que esta última es táctil. Entre los asientos delanteros, un poco más delante de un espacio guardaobjetos, hay un pad de buenas dimensiones para controlar todas las funciones.

SD: Nuestra opinión es similar en cuanto a tecnología y confort es similar. Puedo agregar que la posición de manejo es bastante cómoda con regulaciones eléctricas de butaca y volante en todos sus sentidos y un volante con buen agarre.

La única crítica es el espacio interior. Las plazas traseras son cómodas pero el espacio es bastante reducido. Cuatro pasajeros adultos pueden viajar sin ningún problema pero si se suma uno más los hombros se empiezan a chocar. A pesar de ello el cambio de dimensiones le dio mejoras con respecto a su antecesor con respecto al habitáculo y la capacidad de baúl que aumentó a 370 litros. Un tema importante ante esta crítica es que creo que el Mercedes-Benz Clase A no está pensado para transportar tantos pasajeros sino más bien para el uso personal y ahí no tiene contra.

Motor y confort de marcha

ME: El motor 2.0 turbo de 224 CV es explosivo cuando se lo necesita y suave cuando se requiere una conducción moderada. Tiene 350 Nm de torque, que es mucho, por lo que el propulsor siempre tiene resto y se puede manejar a 100 o 120 kilómetros por hora a bajas revoluciones. Esto genera varios beneficios. El auto siempre tiene resto para encarar una maniobra de emergencia, si hiciera falta, el consumo de combustible baja considerablemente sin resignar prestaciones y el propulsor casi siempre va “relajado”.

El interior tiene un instrumental totalmente novedoso. Foto: Mercedes-Benz

Esta unidad está asociada a una caja automática de doble embrague y siete marchas con la opción semisecuencial para que el conductor haga los cambios desde las levas ubicadas detrás del volante. El andar es excelente, aunque sufre bastante los caminos hostiles. Es definitivamente un auto pensado y hecho para el primer mundo.

SD: Da placer manejar el Mercedes-Benz Clase A tanto en ciudad como en ruta. En una semana de prueba tuve la chance de hacer un viaje a la Costa Atlántica para algunas actividades laborales. La respuesta del acelerador cuando lo necesitas es perfecta, la potencia del motor es exacta para ser un vehículo confortable y potente a la vez y la maniobrabilidad es muy buena gracias a sus dimensiones. ¿En contra? Poco y nada.

Más en Minuto Motor: Nuestro test del BMW X2 en este link

En toda la prueba, con más de 900 kilómetros, el consumo (no tan mixto) rindió unos 6,2 litros cada 100 km. ¿Por qué no tan mixto? Este número lo tomé el día de la devolución y hay que tener en cuenta que hice casi 700 km de ruta.

Equipamiento y seguridad

ME: Está dotado de un gran equipamiento de seguridad. Cuenta con doble airbag frontal, airbag de rodillas para el conductor, airbags laterales delanteros, airbags de cortina y, en opción, airbags laterales traseros. Posee ESP, frenos ABS con EBD y los anclajes Isofix.

Todo tipo de configuración en la pantalla. Foto: Mercedes-Benz

Hasta ahí, parece un auto “normal” pero hay que sumarle control de crucero adaptativo con función de adelantamiento, sistema de mantenimiento en el carril, sistema de frenado autónomo de emergencia, alerta de ángulo muerto y asistente para señales de tránsito, el sistema PreSafe, que alerta y protege de impactos traseros y el capot activo que se eleva hasta 80 milímetros para amortiguar el impacto a un peatón .

Como si esto fuese poco… estaciona (casi) solo. El Park Assist encuentra el lugar para dejar el auto y el volante hace la maniobra automáticamente. El conductor Sólo debe accionar los pedales y cambiar de marcha, si fuera necesario.

El punto negativo del Clase A es que no tiene rueda de auxilio. En el baúl no hay ni siquiera un ruedín. En su lugar se ubica un kit de inflado. No tener un quinto neumático es problemático y, en este país, hasta peligroso.

SD: Hay poco para agregar a todo lo que describió Martín. También coincido plenamente que no tener un neumático (por lo menos de uso temporal) en el baúl es un arma de riesgo en este país con tantos kilómetros de distancia y con rutas que no están a la altura de lo que necesitan este tipo de vehículos.

Nuestra segunda opinión tuvo más de 900 kilómetros de prueba. Foto: Minuto Motor

Probablemente Mercedes-Benz no tenga la culpa del estado vial de nuestro país pero al menos debería tenerlo en cuenta.

Conclusión

De los modelos hatchbacks de marcas premium, la nueva generación del Clase A es uno de los mejores que manejé. Todos sus condiciones están a la altura de lo que el segmento necesita y ese es el punto más fuerte de este Mercedes-Benz. Eso si, hoy, este poderoso “pequeñin” cuesta unos u$s59.000.-.

Deja un comentario