Fiat

Test: Fiat 500C 1.4 AT

Un vehículo distintivo y atractivo. Así es el modelo Cabrio del pequeño de Fiat que está pensado para una pequeña porción del mercado que sólo buscan exclusividad y glamour.

El auto cabriolet es particular en todo sentido. Para los que no les gusta, no habrá forma de convencerlos de comprarse uno. Para los que le gusta, cualquier modelo de este estilo le vendrá como anillo al dedo porque va a poder disfrutar “bajar la capota” e ir con los pelos al viento. No hay punto medio en este tipo de vehículos, entonces nuestro objetivo es que conozcas los atributos de este modelo más allá de ser un Cabriolet.

Más en Minuto Motor: Mirá todas las novedades de Fiat en este link

Los modelos descapotables son pocos en el mercado. Es más, el comprador de un modelo con estas características no busca un vehículo en particular sino que analiza todas las opciones posibles y ahí selecciona, teniendo en cuenta el monto económico.

Mantiene la estética del modelo convencional. Foto: Minuto Motor

Por todos estos motivos, el análisis de este Fiat 500C no es fácil pero lo que le podemos decir que estamos en presencia de uno de los Cabrio más económicos del mercado.

Exterior

Su estética no varía con respecto al 500 convencional, salvo por el “pequeño” detalle de la lona rebatible eléctricamente y los marcos de las puertas que, contrariamente a lo que sucede en otros modelos de estas características, siguen estando y no se omiten. Con respecto a su antecesor que venía importado desde México (este es de Polonia), tiene un pequeño restyling que se ven en los nuevos faros delanteros con luces diurnas de LED y en la terminación de las luces traseras.

Respetando toda la línea tradicional del modelo, la exclusividad de esta variante se da en la combinaciones de colores de la carrocería y la capota. Por ejemplo, una de las combinaciones es la que probó Minuto Motor, con un azul intenso en la chapa y un beige con mucho glamour en la capota.

Antes venía desde México y ahora de Polonia. Foto: Fiat

Como sucede habitualmente con los vehículos de estas características, el techo de lona queda muy bonito pero cuando vamos a los funcional empiezan las complicaciones. Un gran inconveniente es la visión trasera que es un poco más complicada que lo habitual porque cuenta con una pequeña luneta vertical (Wind Stop) que sirve para mejorar los ruidos que puedan entran en el habitáculo.

Sus dimensiones son las mismas que tenía el modelo anterior. Es decir, mide 3546 centímetros de largo, 1627 cm. de ancho, 1488 cm. de alto y una distancia entre ejes es de 2300 cm.

Interior

La habitabilidad es buena para dos pasajeros. Dos personas pueden realizar un viaje largo pero sin llevar demasiados valijas. El baúl, que alcanza los 185 litros, es un poco más pequeño que lo habitual pero razonable para ser un modelo pequeño y Cabrio. Si son más de dos personas vas a tener que evaluar quien va atrás y quien adelante porque los espacios traseros son bastante reducidos. Nada fuera de lo normal con respecto a un 500.

El característico tablero del 500. Foto: Fiat

La posición de manejo es cómoda y las butacas tienen regulación en altura y apoyabrazos. Hay varios lugares donde acomodar los objetos sueltos del interior como la guantera de gran capacidad y un recinto debajo del asiento del pasajero.

Más en Minuto Motor: Mirá nuestra prueba sobre el Fiat 500X

Todos los indicadores y el instrumental son similares al modelo convencional. Un pequeño tablero circular donde en el centro se muestra la velocidad en forma digital y en los contornos del círculo encontras las RPM, el indicador ECO, la temperatura y la medición del tanque de combustible. Por debajo de la velocidad, está la información de la computadora de abordo.

Al igual que el 500 convencional, el Cabrio tiene una consola central tipo bandeja en el centro y una pantalla multimedia por encima de ella. Esta pantalla tiene siete pulgadas y el sistema UConnect de la marca italiana que aún no agregó ni Apple Car Play ni Android Auto.

Se baja la lona y quedan todos los parantes. Foto: Minuto Motor

La capacidad del tanque de combustible te va a obligar a parar en la estación de servicio más de lo habitual porque es de solo 35 litros.

Motor y confort de marcha

Equipa un motor 1.4 16V Fire eroga una potencia de 100 CV a 6.000 rpm e incorpora avances tecnológicos que mejoran su potencia y su torque, con un consumo contenido. Esta versión solo se puede combinar con la caja automática (robotizada) Dualogic.

El impulsor responde a la necesidades diarias. No le pidas prestaciones deportivas porque no las tiene. Esta totalmente calibrado para lograr un consumo de combustible reducido. A su vez, la transmisión automática penaliza un poco en las aceleraciones, aunque para solucionar eso se puede bajar una marcha con la caja secuencial.

Se ofrece en una sola versión. Foto: Fiat

Gran porcentaje de la prueba se realizó en el tránsito citadino. Esta claro que es el hábitat natural para el 500 en todos sus formatos (menos el Abarth que probamos en Minuto Motor). Las dimensiones hacen que todo sea más fácil a la hora de andar en la ciudad. Encontras estacionamiento rápido y podes transitar por lugares que jamás hubieses imaginado.

El andar es agradable pero tiene el mismo problema que todos los 500. Las suspensiones están bien reguladas, pero al tener una acotada distancia entre ejes, se sienten todas las imperfecciones del camino.

Con respecto a la capota me dispuse a usarla lo máximo posible cuando las condiciones climáticas y de seguridad eran favorables. Ir por la General Paz (la circunvalación de Buenos Aires) un sábado al mediodía a pleno solo con el techo abierto no tiene desperdicio. Puedo asegurar que me sentí algo incómodo porque me sentía observado, pero estas posibilidades se dan pocas veces en la vida.

Más en Minuto Motor: Acá tenes nuestro opinión del DS3 Cabrio

Después de más de 500 kilómetros, el consumo mixto se fue a poco más de 8 litros cada 100 kilómetros. Cabe recordar que la prueba se realizó en su totalidad en autopista y ciudad.

Equipamiento y seguridad

Este es uno de los puntos que mejoró con respecto a la versión anterior. La seguridad cobra especial importancia con la inclusión de siete airbags de serie (incluido el de rodilla para el conductor), control de estabilidad y de tracción, función Hill-Holder y frenos con ABS con EBD (distribución de la fuerza del frenado electrónicamente). Además, suma dirección asistida adaptable a la velocidad, asistente sonoro para el estacionamiento y ganchos ISOFIX para ajustar silla de niños.

Buen equipamiento de seguridad y de confort. Foto: Minuto Motor

Por el lado del confort, el 500C cuenta con climatizador automático, control de velocidad crucero, volante multifunción regulable en altura, alzacristales eléctricos delanteros y cierre centralizado de puertas por comando a distancia y con la marcha.

Conclusión

El Fiat 500C está pensado para unos pocos clientes. La diferencia en precio con respecto al modelo convencional es notoria y eso hace que sea una difícil elección. Seguramente el usuario que está buscando un modelo con estas características no se va a fijar en el valor porque es un cliente quen analiza otras variables.

Es distintivo, coqueto y glamoroso. El 500C no te va defraudar si querés un auto exclusivo. Eso si, para conseguirlo tendrás que desembolsar unos $891.500-.

Categories: Fiat, Slider, Test

Tagged as: , , , , , , , ,

Deja un comentario