Autos

Murió el periodista Fernando Fideleff

La prensa motriz perdió a un gran exponente, redactor de pura cepa y director periodístico como los de antes.

Su motor estaba averiado y la entrada a boxes no pudo evitar que se detuviera. Muy temprano se terminó la carrera para Fernando Fideleff, periodista especializado en el la industria automotriz y conocedor de los autos.

fideleff
Fideleff posó junto a la gigantografía de Fangio para poner esa foto en su avatar de Twitter.

De carácter fuerte, nunca ocultaba una molestia ni disimulaba desagrado. Era siempre frontal y honesto, algo que generó un sincero respeto entre sus colegas y directivos de las automotrices.

Familiero, amante del tenis y de Ferro, Fideleff siempre estaba dispuesto para una broma, ésa que firmaba con una sonrisa tímida y ojos achinados.

Muchas veces se acercaba a los más jóvenes para compartir su experiencia y brindar algún consejo que, acertado o no, siempre salía con el único objetivo de ayudar y desde el corazón.  

fideleff
Los autos eran una de sus pasiones. Las otras, su familia, el tenis y Ferro.

Se desempeñó como redactor y director periodístico en varias ediciones de Perfil durante casi 13 años. Luego se dedicó de lleno al periodismo motor y llegó a dirigir la revista y la página web de InfoAuto. Fundó su propio sitio, Alta Performance, al que también llevó a la radio en Symphony. Colaboraba con el diario El Tribuno de Salta, estuvo un tiempo en la agencia Télam y hasta incursionó en televisión con su programa Debate Autotécnica. Todos querían la pluma y el conocimiento de Fernando en su redacción, pues fue era un gran profesional y un periodista de los que ya no abundan.  

En 2011 fue uno de los fundadores de la organización de Periodistas de la Industria Automotriz (PIA), que cada año vota a los mejores vehículos del mercado local.

El cuerpo le mostró la bandera a cuadros cuando aún le quedaban algunas vueltas. A sus 61 años, a las 2 del viernes 29 de noviembre, la máquina de Fideleff falló y lo dejó sin chances de seguir.

La huella de su recuerdo y de sus enseñanzas será difícil de borrar de la pista del periodismo motor.

Deja un comentario