Citroën

Citroën C4 Cactus (España) vs. Citroën C4 Cactus (Brasil) ¿Con cuál me quedo?

El nuevo modelo de la marca del doble chevrón presenta varias diferencias según su origen. En esta nota te contamos qué ganó y qué perdió con la llegada de la versión regional.

Hace un par de años, Citroën introdujo en el mercado un vehículo rupturista. Tal es así, que en un principio fue difícil encontrarle un competidor.

El C4 Cactus puede gustar o no, pero no hay dudas de que es único, original y dueño de una personalidad sobresaliente.

La primera generación llegó desde España, pero este año, su actualización fue más allá de un restyling, ya que cambió de origen y ahora se comercializa en la Argentina el que se fabrica en Brasil.

Pero el cambio de planta no vino solo. Hubo otros, que hicieron que ambos modelos parezcan iguales, pero sean completamente diferentes.

Citroen C4 Cactus

La versión española tenía los llamativos airbumps en los laterales. Foto: Minuto Motor

Motor y confort de marcha

En este punto está una de las diferencias más notorias. El C4 Cactus español estaba impulsado por el motor tricilíndrico 1.2 turbo de 110 CV. Este propulsor recibió múltiples premios en Europa y, no es para menos. La agilidad que le brindaba al vehículo era notoria y el costo operativo era muy bajo. Tenía un muy buen consumo de combustible debido a que su peso es bastante inferior al de otros motores.

Más en Minuto Motor: La Citroën Jumpy mixta espera por su debut

Por su parte, el modelo brasileño tiene debajo del capó el motor THP 1.6 de 165 caballos que el grupo PSA utiliza en la mayoría de sus productos. Es un propulsor súper probado y que le calza justo al C4 Cactus.

Por atributos propios y por ser novedoso, el motor de la versión europea es muy superior, por lo que aquí se ve una de las pérdidas que llegaron con el modelo regional.

Ambas plantas motrices están asociadas a una caja automática de seis marchas.

En cuanto al confort de marcha, hay que destacar que el concepto del vehículo también cambió. La versión española venía como crossover y la paulista llegó como SUV, por lo que el despeje pasó de ser de 180 a 225 milímetros.

Esto ayuda a mejorar el ataque del vehículo que, si bien no es 4×4, con el Grip Control (que permite seleccionar cuatro modos de tracción) se puede atrever a una conducción más off road.

Equipamiento y seguridad

La primera generación contaba con seis airbags, frenos ABS, anclajes Isofix, control de estabilidad, función de alumbrado en curva y asistencia al arranque en pendiente.

Citroen C4 Cactus

El modelo que se fabrica en San Pablo cuenta con el sistema ADAS, que le brinda mucha seguridad. Foto: Citroën

El C4 Cactus brasileño llega con un equipamiento de seguridad ampliamente superior, ya que incorpora el sistema ADAS que cuenta, con frenado autónomo de emergencia, alerta de cambio involuntario de carril, aviso de descanso para conductor, alerta de riesgo de colisión, encendido automático de luces en ruta, reconocimiento de señales de velocidad y sistema activo de vigilancia de ángulo muerto, entre otros.

Más en Minuto Motor: Test: Citroën C4 Lounge HDi 115 CV MT6

La ventaja para la versión regional es abrumadora en este caso.

Conclusión

El motor es lo único superior en el modelo europeo. El C4 Cactus brasileño es, en diseño (no tiene los airbumps y queda más prolijo), confort de marcha y equipamiento mucho mejor que su antecesor.

Ahora, el C4 Cactus es un SUV original y de buen rendimiento dinámico, con el plus de un equipamiento digno de un segmento superior.

 

4 replies »

  1. Hola, aca en chile se comercializa una version española sin airbump. Seria ideal actualizar esta información.

    • Hola,
      La información está relacionada a lo que se comercializa en Argentina. Veremos esto que nos informas en otros casos.
      Saludos!

Deja un comentario