Hatchback

Test: Peugeot 208 Allure Plus 1.6 HDi

El hacth del segmento B de Peugeot es el único modelo que cuenta con una opción turbodiésel destacada por su rendimiento y bajo consumo.

El Peugeot 208 llegó al mercado nacional en el año 2013 y luego de un restyling (2016) está a la espera de su nueva generación que ya se ha dado a conocer en el viejo continente y espera por su fabricación en la planta de El Palomar en un futuro próximo.

Más allá de ello, tomamos contacto con la opción diésel que es la única variante del segmento en llevar gasoil (Premium) en su tanque, algo que lo privilegia sobre el resto de las marcas que sólo ofrecen una motorización naftera.

Peugeot 208 HDi
Motor 1.6L de 92 CV

Exterior

Este “viejo” conocido a nuestro gusto todavía conserva un diseño moderno pero ya acostumbrado a la vista. A diferencia del resto de la gama (excepto el GT) los espejos exteriores cromados, unos faros traseros oscurecidos aunque también se distinguen los frenos a disco en las cuatro ruedas.

Por dentro no se encuentran diferencias a simple vista con el resto de la gama. Los ojos deben estar altamente entrenados para descubrir los detalles. Por un lado la textura de los plásticos y por otro el botón que permite desconectar el control de estabilidad.

Interior sobrio y funcional

Interior

Como todos los últimos modelos de Peugeot nos encontramos con el i-Cockpit, la configuración de tablero elevado y un volante de menor tamaño. Al principio cuesta acostumbrarse ya que “rompe un poco el molde” tradicional pero una vez ajustado el asiento y la columna de dirección no hay inconvenientes.

Si es más dificultoso acomodarse con respecto al aspecto visual. Su pilar A es bastante ancho (problemático para frenar en las esquinas) y sobre el pilar B combinado con las ventanillas (con poca superficie vidriada) y el agregado de un acompañante realmente es un factor a mejorar para su nueva generación.

Motor y confort de marcha

Su motor es el punto más atractivo del 208. Debajo del capó equipa la planta impulsora 1.6 HDi de origen francés y utilizado en otros modelos del Grupo PSA comercializados en el país, como los Peugeot Partner y 301, y sus hermanos de Citroën Berlingo y C-Elyseé. Sus 92 CV y 230 Nm de torque a 1750 rpm son más que suficientes para su carrocería. Se complementa con la transmisión manual de cinco marchas que dirige la potencia al eje delantero.

Su consumo y autonomía son extraordinarios pese a utilizar sólo el Diésel grado 3 que es más costoso que el gasoil tradicional en su tanque de 55 litros. La computadora nos marcó a 100 km/h en ruta un consumo de entre 3,7-3,9 l/100km y 1900 rpm. A 120 km/h unos 4,9l/100 km/h a 2700 rpm, lo cual es muy bueno.

Más en Minuto Motor: Test: Ford Mondeo Vignale híbrido

Asimismo su comportamiento dinámico nos ha sorprendido para bien, doblando y frenando realmente cumple con las expectativas. También su reacción gracias al turbo ha funcionado de maravillas a la hora de pasar un auto en la ruta. Si se deberá utilizar bastante la caja de cambios a la hora de transitar por un lomo de burro o badén y poner primera, para cuidarlo y no dañarlo. Si en algún momento se duda en circular a muy baja velocidad (en segunda o en tercera marcha) el 208 empieza a corcovear.

Peugeot 208 HDi
Rendidor y económico

Equipamiento

Sobre este apartado lo más sobresaliente es su cámara de visión trasera, la pantalla multifunción compatible con Android Auto que nos permitió utilizar la navegación y la música del teléfono celular. El detalle de los espejos cromados rebatibles electrónicamente y el techo traslúcido panorámico también le han aportado detalles de categoría superior.

Conclusión

El Peugeot 208 Allure Plus 1.6 HDi realmente cumple con la función que le fue asignada. El “León” es el rey de la selva y este “leoncito” cumple con su mandato por ser el único que ofrece esta propulsión Diésel. Bajo consumo y óptima autonomía son una combinación perfecta para quienes busquen un auto compacto para la ciudad y rendidor para la ruta con una completa dosis de equipamiento.

La única ecuación que deberá evaluar su interesado es si realmente justifica desembolsar los $948.600 (precios de septiembre) frente a otra versión naftera y más económica, en virtud de los kilómetros que recorrerá.

Deja un comentario