Chevrolet

Test: Chevrolet Onix 1.0T LTZ AT

Probamos el modelo de mitad de gama del Chevrolet Onix. Pros y contras de la variante LTZ que se ofrece con el motor turbo y la caja automática.

La idea de probar un modelo de media gama siempre es enriquecedor para el medio y los lectores. Son muchas (casi todas) las veces que testeamos las opciones tope de gama y es bueno saberlo que algunas marcas se “animan” en prestar estas variantes. El Chevrolet Onix se renovó hace poco más de una año y aún sigue siendo un referente del segmento por su equipamiento de confort y seguridad.

Liderando en los primeros meses de sus comercialización, hoy, uno de los más pequeños de Chevrolet (también esta el Joy) está entre los más vendidos del mercado argentino. Por supuesto que ese logro no es una casualidad y en Minuto Motor te contamos el por qué de este éxito de la marca estadounidense.

Chevrolet Onix LTZ

La critica completa del Chevrolet Onix LTZ a continuación:

Exterior

A nivel estético no cambia demasiado con respecto a la variante “top” de la gama. Lo único diferente son las llantas de aleación que pasan de 16 a 15 pulgadas. Yendo en concreto a sus líneas, el Onix cuenta con estilo más conservador que su antecesor (poniendo en tiempo y espacio cada lanzamiento).

Más en Minuto Motor: Mirá todas nuestras opiniones y test drive en este link

Sus dimensiones crecieron con respecto a su antecesor. El nuevo Onix mide 4.163 mm (antes 3.930 mm), 2.044 mm de ancho contando espejos (1.964 mm), 1.473 mm de alto (1.474 mm) y 2.551 mm de distancia entre ejes (2.528 mm). Asimismo, el baúl alcanza los 275 litros y el tanque de combustible carga unos 44 litros.

Chevrolet Onix

El logro de Chevrolet está en que el Onix cambió en su totalidad para tener un aspecto de un modelo de nueva generación. Por ahí no es de lo más llamativo y la marca podría haberle dado un estilo más “futurista”, pero creo que se buscó mantener el tradicionalismo del modelo sin hacer apuestas fuertes.

Interior del Chevrolet Onix

La renovación hizo que el interior de un salto de calidad. Al igual que en el exterior, el Onix copia rasgos del Cruze con un panel de instrumentos con dos relojes analógicos para cuentavueltas y velocímetro (dejó lo digital de su antecesor) y una pantalla de 3,5 pulgadas en el centro donde se refleja la computadora de abordo y algunos otros detalles.

Chevrolet Onix

La calidad de los materiales y terminaciones son buenas pero todos son plásticos duros. La consola central está dividida. En la parte superior se destaca la pantalla “flotante” de 8” que cuenta con el sistema MyLink 3 con Apple Car Play y Android Auto.

El espacio interior es reducido. Cuatro adultos van cómodos pero no pidas mucho más. Dos mayores adelante y dos niños atrás también entran pero si sumas uno más se empiezan a “golpear” los hombros. Más allá de la habitabilidad, las butacas son cómodas con buena regulación y la posición de manejo es algo baja si lo comparamos con un SUV. Lógica pura.

Motor y confort de marcha

Al igual que la versión Premier, esta LTZ cuenta con el motor de tres cilindros, con 12 válvulas y sistema DOHC. Esta unidad 1.0 Turbo desarrolla una potencia de 116 CV a 5.500 rpm y un torque de 160 Nm a partir de 2.000 rpm hasta 4.500 vueltas. La variante a prueba en Minuto Motor estaba combinada con una caja automática de seis marchas.

Nissan busca crecer en el segmento B con la llegada del nuevo Versa

Probablemente sea la mecánica sea la gran novedad de la gama. Los atributos del 1.0 son muy bueno y más cuando nos fijamos en el consumo. Después de más de 500 kilómetros, el Onix gastó unos 8,8 litros cada 100 kilómetros en ciudad. A su vez, en el mixto rindió unos 7,6 cada 100 y en el extraurbano (sin superar los 120 km/h) llegó a los 5,9 cada 100. Estos números colocan al Onix como una referencia en el segmento.

Chevrolet Onix

En el uso diario, el vehículo es ágil y tiene buena reacciones. Gran parte de esas características se las debe al Turbo que empuja desde las 2000 rpm y al pie derecho del conductor que tiene que pisar el acelerador para hacer reaccionar a la caja automática.

Gracias a la regulaciones de la suspensión, el confort de marcha en ciudad es muy bueno. Lo único para marcar (no es culpa del modelo sino del segmento) es que la corta distancia entre ejes le juega en contra para los pozos de la ciudad y a veces es incómodo para el confort que busca la marca. Saliendo de la ciudad, el motor rinde muy bien y se puede andar placenteramente a unos 120 km/h en autopista o rutas.

Equipamiento y seguridad

Desde la versión de entrada de gama que el equipamiento es muy completo. De serie, ofrece aire acondicionado, dirección eléctrica, computadora de a bordo, limitador de velocidad, volante multifunción, indicador de cambio de marcha, sistema follow-me home, levantavidrios eléctricos con one touch, cierre centralizado, radio AM/FM con lector de MP3/WMA, Bluetooth y USB con cuatro parlantes y revestimientos interiores Jet Black (negro).

La versión LT agrega sensores de estacionamiento, parrilla con detalles cromados, llantas de aleación de 15”, instrumental con display de 3,5” TFT, asiento del conductor regulable en altura y sistema multimedia MyLink 3 con pantalla táctil de 7” compatible con Android Auto y Apple CarPlay con seis parlantes. El nivel LT Tech añade acceso y encendido sin llaves, cargador inalámbrico para celular, sensor crepuscular y cámara de retroceso.

En la LTZ se ofrece un volante con revestimiento de cuero, apoya brazos central y control de velocidad crucero. En materia de confort, destaca la llave presencial, encendido por botón, espejos eléctricos, sensor de estacionamiento trasero, control crucero, pantalla digital de 3.5” acompañada de un sistema de sonido con 6 parlantes.

Además, para una mejor aún experiencia de conducción, agrega la posibilidad de regulación de volante en altura y profundidad. En cuanto a seguridad, ofrece de serie: 6 airbags, dirección eléctrica, alerta de velocidad, control de estabilidad y tracción, distribución electrónica de frenado y ABS en toda la gama.

Otro detalle a tener en cuenta es que antes de su lanzamiento, el nuevo Chevrolet Onix fue sometido a pruebas de choque por LatinNcap y obtuvo cinco estrellas en protección de adultos y de las plazas traseras.

Conclusión

Posiblemente la opción LTZ del Chevrolet Onix sea la referencia de la gama. Con mucho equipamiento, una motorización excelente y las mismas líneas que las variantes tope de gama, esta opción es la que hay que buscar a la hora de comprar uno de estos vehículos.

Hoy la lista de precios de la automotriz, marca una diferencia de casi $500.000 entre la opción LTZ y la Premier. Esta claro que la variante “top” trae más “chiches” para dejar fascinado al cliente, pero considero que la LTZ tiene todo lo que un usuario de segmento B necesita para su auto.

El precio de Onix LTZ es de $2.366.900.-

Deja un comentario