4x4

Contacto: Jeep Wrangler Rubicon

Este vehículo fue concebido para la conducción extrema, no para pasear por la ciudad. El Wrangler Rubicon es el modelo más fiel a la esencia dela marca emblema de los todoterreno.

Desde su llegada a la Argentina, el Wrangler Rubicon ganó constantemente la atención del público. Es que este modelo es el que más refleja los orígenes de Jeep y el que más mantiene la esencia de la conducción off road.

Pero no hay que confundirse. No es un  vehículo para cualquiera. No solo porque es caro (cuesta más de 110.000 dólares) sino porque su uso en la ciudad no es confortable y el Wrangler Rubicon lo sufre.

Exterior

En la simpleza del diseño está la magia de este modelo. A idea fue mantener la imagen más fiel posible a los Jeep originales de hace 80 años.

Su estética cuadrada, su parrilla de siete barras como protagonista del frontal, sus faros redondos y sus partes desmontables (techo, puertas y parabrisas, este último rebatible) lo hace un dedicado cultor del ADN de la marca.

Cabe mencionar que desmontar estas piezas es tarea sencilla, por lo que no se requiere ser un especialista para disfrutar de la conducción bajo los rayos del sol.

Desde el lateral se destaca el tamaño de sus neumáticos BF Goodrich KM2 Mud Terrain, montados en llantas de 17 pulgadas. La carrocería bitono realza la imagen bien lograda del modelo.

Interior

El habitáculo del Wrangler Rubicon logró conjugar el pasado de la marca con el presente de la tecnología de la industria automotriz. Un reflejo de eso es el instrumental vertical y el nuevo sistema multimedia. En las pantallas se puede leer el tacómetro, el velocímetro y los datos de la computadora de a bordo como el desempeño off road.

Más en Minuto Motor: Así es el Jeep BEV, el primer SUV 100% eléctrico de la marca

El interior es espacioso, tanto en las plazas traseras como en las delanteras. Las butacas son confortables y para el conductor es fácil encontrar una buena posición de manejo, gracias a las múltiples regulaciones (mecánicas) de su asiento y del volante. Lo que sí es que se va a ubicar en una altura más parecida a la de una pickup que a la de un auto. Desde el parabrisas, la persona al comando del vehículo puede ver la punta del capot. Esto es clave a la hora de sobrepasar obstáculos en caminos hostiles.

Motor y confort de marcha

El impulsor que alimenta la potencia de este Jeep es un 3.6 V6 de 285 CV y 353 Nm de torque. NO hace falta detallar que no le falta poder al Wrangler, ya que este motor fue diseñado para sobrepasar cualquier obstáculo.

Pero por qué no se recomienda este modelo para la ciudad, si tiene potencia y agilidad. Es que el hábitat natural de este Jeep es la selva, el barro, la arena… Su mejor desempeño lo consigue donde no hay caminos.

En ruta o autopista, el vehículo se ve ahogado en una cotidianeidad que no es la suya. Su diseño no tiene una aerodinámica recomendable para hacer grandes viajes por rutas. No es que no pueda, pero no sería algo cómodo para los ocupantes del vehículo que sentirían un constante sonido proveniente de las ruedas y el movimiento de los vientos laterales. Mención aparte merece el desgaste de los neumáticos en calles donde hay cemento o asfalto: es despiadado. Los tacos de los cauchos nuevos se deterioran en semanas si se lo usa constantemente en la ciudad. Y el valor de recambio es exorbitante.

Pero todo cambia para el uso off road. El Rubicon cuenta el sistema es el Rock-Trac, que ofrece una relación final 4:1 con reductora 4×4 baja. Ambos sistemas permiten al conductor activarlos y olvidarse mientras la fuerza se distribuye de manera constante a las cuatro ruedas.

Además, posee una articulación y recorrido total de la suspensión mejorada respecto a la generación precedente con la ayuda de una barra estabilizadora desconectable electrónicamente. Con la transmisión automática de ocho velocidades, el Wrangler Rubicon tiene una relación de ascenso de 77:2:1.

El sistema el Rock-Trac brinda una gestión permanente del torque, lo que permite un agarre óptimo en condiciones de baja tracción. Un diferencial trasero y delantero  de deslizamiento limitado Trac proporciona torque extra y agarre en situaciones de baja adherencia o terreno resbaladizo, tales como arena, piedras, nieve o hielo.

Equipamiento y seguridad

El Wrangler Rubicon cuenta con un elevado estándar de seguridad. Este incluye monitoreo de ángulo muerto, control de cruce en la parte trasera, cámara trasera con líneas de cuadrícula dinámicas, control electrónico de estabilidad con mitigación electrónica antivuelco y cuatro airbags de serie.

Conclusión

Ya puede parecer redundante, pero el Wrangler Rubicon no es un vehículo para pasear. Este SUV es un fiel compañero para vivir aventuras donde otros no pueden ni asomarse. Por eso, este Jeep, que ofrece la máxima calidad en materia todo terreno, es solo para entendidos.

2 replies »

Deja un comentario