4x4

Contacto en Mendoza: Renault Oroch 1.3 turbo, 4×4, MT6

La renovada pickup se sometió a un test dive por terrenos precordilleranos. El contacto en Mendoza dejó las primeras impresiones positivas.

Durante la presentación de la nueva Oroch, Renault planificó una ruta para que la prensa especializada tomara contacto en Mendoza con la pickup.

Fueron tres horas de manejo entre rutas, caminos de tierra y algunas pruebas algo más exigentes.

Los caminos precordilleranos lindantes a la Ruta del Vino ofrecieron un buen escenario para poder evaluar las primeras impresiones.

La unidad conducida fue una Outsider, que monta el nuevo motor 1.3 turbo que la marca del rombo desarrolló en conjunto con Daimler. Este propulsor, el más moderno de la casa francesa, según aseguraron los directivos durante la presentación, ofrece 163 caballos de potencia y un torque máximo de 270 Nm. La planta motriz está asociada a una transmisión manual de seis marchas y tracción 4×4.

Más en Minuto Motor: Renault prueba en Brasil el Arkana e-Tech

Lo primero que cabe destacar es que la Oroch necesitaba una renovación. A seis años de su lanzamiento, la pickup que inauguró el segmento de estos modelos que se ubican entre las camionetas medianas y las urbanas, había quedado atrasada, por lo que la profunda renovación, que no llega a ser nueva generación porque mantiene su plataforma original, fue bien recibida.

En ruta muestra buena tenida y el trabajo de insonorización del habitáculo fue bien logrado. El ambiente de la cabina no se corrompe por sonidos externos y eso genera un buen clima a bordo del vehículo para los viajes largos.

Pero sin dudas el protagonista es el motor. El Ce 1.3 turbo tira, y tira fuerte. La aceleración se siente cuando el pie derecho presiona el pedal y más aún cuando el turbo entra en acción. Una buena potencia se logra con facilidad, ya que el par máximo está disponible desde las 1.800 rpm.

Ya en la conducción offroad no hay mucho para objetar.  La tracción hace un buen trabajo en barro y el control de estabilidad mantiene a la Oroch firme. El despeje es bueno, por lo que no es habitual que se sientan golpes en el piso de la pickuo, pese a los saltos que tuvo que soportan.

En vados, en pendientes y en escaladas, la Oroch siempre se comportó como un vehículo confiable.

Este contacto en Mendoza dejó una gran primera impresión. Los kilómetros de manejo sirvieron para conocer el nuevo desempeño de este producto y por supuesto que hay cosas para criticar. La falta de airbags adicionales y el diseño del tablero son un ejemplo de ello, pero eso es más material para un test prolongado.

La Oroch tiene ahora un facelift que realza sus aptitudes y mejora significativamente su comportamiento para el uso dual.

Un acierto de Renault.

Deja un comentario