Fiat

Test: Fiat Pulse Impetus 1.0 turbo, CVT

El SUV regional de la casa italiana posee un gran comportamiento dinámico. Con sus 120 caballos de fuerza, el Pulse Impetus ofrece agilidad y respuesta sin vacilaciones.

El Fiat Pulse Impetus es el tope de gama del SUV regional que la marca italiana del grupo Stellantis introdujo en el mercado local. Este modelo se destaca, principalmente, por un gran comportamiento dinámico y una agilidad admirable.

Con un motor 1.0 turbo, el nuevo producto de Fiat logra el objetivo de mostrarse como un vehículo atractivo y vivaz.

Exterior

El diseño del Pulse Impetus tiene la imagen de un SUV del segmento B, con tintes aventureros. Un despeje elevado, una caída pronunciada y una estética con detalles del off road se prestan como elementos sólidos para darle un ADN propio. Cabe remarcar que este modelo comparte la plataforma y muchas partes del Argo aunque desde la marca resaltan la diferencia con el hatchback.

Interior

El habitáculo es bastante original dentro de la marca. Lo primero que se ve es el volante multifunción, que cuenta con un botón rojo, que se contrasta con todos los otros negros. Con la leyenda “Sport” ese comando sirve para accionar una relación de caja más libre para generar una conducción con mayor deportividad.

El instrumental, 100% digital puede variar entre varios diseños y se puede configurar la información que se quiera destacar. Ya en el centro del torpedo sobresale la pantalla del sistema multimedia Uconnect. Se trata de una 10,1” que ofrece la chance de controlar muchas funciones del contenido de infoentretenimiento.

La posición de manejo es muy buena. Elevada por tratarse de un SUV y confortable ya que la columna de dirección se regula en altura y profundidad.

El espacio interior es acorde a lo que se ofrece en el segmento. El techo es alto y el espacio para las piernas es bueno, por lo que dos adultos pueden viajar sin molestias en las butacas traseras. La plaza del medio es limitada, pero utilizable para alguien no muy voluminoso.

Más en Minuto Motor: Test en Brasil: Fiat Fastback Limited Edition

En líneas generales el ambiente del habitáculo está muy bien logrado. Es agradable, tanto a la vista como al tacto, por su amplia gama de texturas y de tonalidades en colores grises, pero lo más destacable es que el Pulse Impetus es cómodo para todos sus ocupantes.

Motor y confort de marcha

El Fiat Pulse Impetus está impusado por un motor tricilíndrico de un litro de cilindrada. Por tener turboalimentación, este propulsor alcanza los 120 caballos de potencia y cuenta con 200 Nm de par, disponibles a 1.700 rpm. Por eso es que este 1.0, que tiene casi la misma fuerza que el motor 1.8 con el que la casa italiana equipa a otros modelos (130 CV), tiene una excelente respuesta que le proporciona un ágil desempeño tanto para la ciudad como para la ruta. Con un consumo más que aceptable (6,8 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto) el SUV regional de Fiat es una opción interesante.

Acelera de 0 a 100 en 9,7 segundos, una buena performance  para un auto mayormente urbano.

El motor está asociado, en esta versión, únicamente a una caja automática CVT, con la posibilidad de cambios secuenciales que se pueden accionar desde la palanca o desde las levas al volante.

El impulsor es bastante silencioso y no transmite vibraciones, por lo que el andar es muy confortable.  

Por ser un auto chico es algo sensible a los vientos laterales, aunque tiene un chasis resistente a la torsión. Así, su comportamiento en curvas es óptimo.

Equipamiento y seguridad

El Pulse Impetus se presenta como un vehículo moderno. Cuenta con puertos USB delanteros y traseros, toma USB-C adelante y carece de la toma de 12 voltios que, por más que sea útil, ya es algo obsoleta.

El sistema multimedia es compatible con Android Auto y Apple Car Play y la generosa pantalla proyecta las imágenes de la cámara de retroceso. El Pulse Impetus está equipado también con sensores de estacionamiento, climatizador automático, control de Velocidad crucero, encendido remoto, ingreso y arranque sin llave, sensores de lluvia y crepuscular, cuatro airbags, cinco cinturones de seguridad inerciales de tres puntos y ganchos Isofix.

También posee, además de los sistemas reglamentarios como control de estabilidad y frenos ABS, control de tracción, ayuda al arranque en pendientes, monitoreo de presión de neumáticos.

Pero lo más destacable llega de la mano del paquete de asistenciaa la conducción que ofrece luces altas automáticas adaptables, frenado autónomo de emergencia, alerta de cambio de carril involuntario con corrección de trayectoria, y el broche de oro: el sistema de estacionamiento automático Park Sense.

Conclusión

El Pulse Impetus supera ampliamente las expectativas de un SUV del segmento B. Adempas, por tratarse del primer vehículo de este tipo que Fiat fabrica en la región, el modelo es sorprendente por su rendimiento, su equipamiento y su comodidad. El motor es de última generación y el equipamiento ofrece algunos sistemas de segmentos superiores. Rupturista e innovador, este modelo es una propuesta tentadora para quienes buscan un auto ágil, con un bajo costo operativo y con un equipamiento completo tanto en confort como en seguridad. Prueba superada para el Pulse Impetus.

Deja un comentario