Audi

Test: Audi Q3 Sportback 40 TFSI quattro

Un modelo totalmente nuevo que se caracteriza por un diseño particular, una mecánica de excelencia y un nivel de equipamiento acorde. Mirá los detalles del Audi Q3 Sportback.

Aunque algunos lo pongan en duda, no hay ningún motivo para rechazar la tendencia, cada vez más creciente, de los modelos SUV. Probablemente Audi sea una de las marcas que más sigue apostando a los sedanes y hatchback, pero también empieza a mostrar más vehículos que se adaptan a las necesidades del mercado. El Audi Q3 Sportback es una muestra de ello porque conjuga las características habituales de un SUV con una estética más deportiva para “seducir” al público que aún no está tan ligado con este tipo de productos.

Más en Minuto Motor: Mirá nuestra prueba con el BMW X2

Unos diez años atrás, nacía la primera generación del Audi Q3. Ese modelo, que solo venía en formato convencional, marcó el camino de lo que sería la gama más pequeñas de los SUV de la marca. Esta nueva serie hizo debutar al formato Sportback que agrega una estética tipo fastback y varios detalles para ser una propuesta más juvenil.

Audi Q3 Sportback

A continuación la prueba completa del Audi Q3 Sportback que cuenta con un motor 2.0 litros de 180 CV combinada con la transmisión automática STronic, un diseño atrevido, un interior de alto nivel de terminación y un equipamiento justo para lo que pide el segmento.

Exterior

La variante Sportback por defecto tiene que ser más agresiva y deportiva que la convencional. Y por supuesto lo lograron dandole una gran armonía a la terminación fastback que muchas veces es difícil de resolver. El resto del modelo sigue la temática de la marca con un estilo conservador con líneas un poco más radicales que las de su predecesor (comparandolo con el convencional).

Un modelo totalmente nuevo que se caracteriza por un diseño particular, una mecánica de excelencia y un nivel de equipamiento acorde. Mirá los detalles del Audi Q3 Sportback.

Aunque algunos lo pongan en duda, no hay ningún motivo para rechazar la tendencia, cada vez más creciente, de los modelos SUV. Probablemente Audi sea una de las marcas que más sigue apostando a los sedanes y hatchback, pero también empieza a mostrar más vehículos que se adaptan a las necesidades del mercado. El Audi Q3 Sportback es una muestra de ello porque conjuga las características habituales de un SUV con una estética más deportiva para “seducir” al público que aún no está tan ligado con este tipo de productos.

Unos diez años atrás, nacía la primera generación del Audi Q3. Ese modelo, que solo venía en formato convencional, marcó el camino de lo que sería la gama más pequeñas de los SUV de la marca. Esta nueva serie hizo debutar al formato Sportback que agrega una estética tipo fastback y varios detalles para ser una propuesta más juvenil.

A continuación la prueba completa del Audi Q3 Sportback que cuenta con un motor 2.0 litros de 180 CV combinada con la transmisión automática STronic, un diseño atrevido, un interior de alto nivel de terminación y un equipamiento justo para lo que pide el segmento.

Exterior

La variante Sportback por defecto tiene que ser más agresiva y deportiva que la convencional. Y por supuesto lo lograron dandole una gran armonía a la terminación fastback que muchas veces es difícil de resolver. El resto del modelo sigue la temática de la marca con un estilo conservador con líneas un poco más radicales que las de su predecesor (comparandolo con el convencional).

El Q3 creció prácticamente en todas las dimensiones debido a su nueva distancia entre ejes que se amplió hasta los 2,68 metros. A diferencia del Q3, el Sportback es 1,6 cm más largo y 2,9 cm más bajo que el Q3. .

Los últimos lanzamientos de Audi me parecieron que se habían quedado en una línea conservadora y no habían apostado algo más. En este caso me parece que encontraron la justa medida para hacer de un SUV tipo fastback, un modelo totalmente innovador. La mezcla de trazos angulosos con los toques deportivos con las llantas de 19 pulgadas, el difusor trasero y la caída del techo quedaron perfectos. Gran parte de estos detalles se deben a que manejamos las opción con el paquete de diseño S-Line. 

Interior

En esta nueva tendencia minimalista, Audi decidió hacer una reconfiguración del habitáculo. En la consola central cuenta con la pantalla táctil MMI con su marco de cristal negro brillante. Por supuesto, el funcionamiento y la visualización si digitalizó totalmente. Se eliminó los instrumentos analógicos reemplazándolos por el Audi Digital Cockpit, un panel de instrumentos con una pantalla de 10.25 pulgadas, que el conductor opera utilizando el volante multifunción.

La posición de manejo es de excelencia. El volante tiene un doble ajuste y la butaca se ajusta electricamente con un largo recorrido. ¿Qué quiere decir eso? Que si tenes ganas de manejar tipo SUV con una posición alta lo podes hacer o si sos más del estilo deportivo podes poner el asiento bien bajo. La butaca parece deportivo con un gran agarre lateral y está terminada en cuero con la impresión S-Line.

Un detalle importante es que a pesar de la caída de la línea de techo estilo coupé, las plazas traseras están resueltas de una buena manera. Los pasajeros tienen un buen espacio de piernas y la altura de techo no afecta tanto a los más altos. ¿Este último punto puede ser mejorado? Por supuesto pero tenemos que tenes en cuenta que es un carrocería tipo Sportback y adaptarnos a lo que tenemos. Para terminar con las plazas traseras, el acceso es alfo complicado y para mejorar el confort, las butacas se pueden ajustar longitudinalmente.

El volumen de carga del baúl oscila entre 530 y 670 litros y cuenta con un piso que se puede ajustar hasta en tres niveles. Por debajo, se encuentra la rueda de auxilio que es de uso temporal Por último, la calidad de los materiales y las terminaciones están al nivel de lo que el modelo necesita, marcando una gran diferencia con respecto a otros modelos.

Motor y confort de marcha

Posiblemente llegamos a unos de los mejores puntos del modelo. La combinación mecánica está conformado por un motor cuatro cilíndros de 2.0 litros turbo de 180 CV. Se combina con una caja automática Stronic de siete marchas y la tracción quattro. Para coronar esta selección, suma el Audi Drive Select que ofrece la posibilidad de modificar las características del vehículo de acuerdo a cinco categorías: Offroad, Efficiency, Confort, Auto y Dynamic.

Aprovechando de la situación en las que nos encontrábamos, viajamos a Córdoba para sumar kilómetros. En diez días conducimos unos 1800 kilómetros con varios hechos en ruta y otro tanto en ciudad. En toda la prueba el consumo se ubicó en los 8,2 litros cada 100 km. Los número en ciudad se elevan hasta los 10,6 litros en el mismo recorrido.

El diagrama de suspensión, sumado a los ajustes del Drive Select, hacen que sea un placer manejarlo en cualquier camino. El torque máximo de 320 Nm lo encuentra a las 1450 rpm y eso le da una buena aceleración en baja para conducir con comidad en ciudad. En ruta, el confort incrementa aún más. El volante se endurece para mejorar la sensibilidad a alta velocidad y no hay ningún tipo de vibración. A nuestro gusto, el Audi Q3 Sportback está en el mejor nivel para hacer viajes de muchos kilómetros.

Equipamiento y seguridad

Acá llegamos a uno de los puntos que más se puede mejorar. Ya es habitual de los modelos de Audi que sumen equipamientos de alta calidad pero que cuente con algunos elementos llamativos. En cuanto a tecnología y confort no hay nada para reprochar. El Audi Drive Select y las conexiones Apple Car Play y Android Auto, sumado a todo lo que nombramos lo pone en un alto nivel.

Cuando vamos a seguridad empezamos a dudar. No es porque el Audi Q3 Sportback no este bien equipado sino por cómo está configurado. Cuenta de serie con airbags laterales en la parte delantera integrados en los respaldos de los asientos, sistema de airbag de cabeza que se despliega frente al área de las ventanas laterales y ayuda a proteger a los pasajeros delanteros y traseros, en caso de un impacto lateral. A su vez, suma la advertencia sonora de cinturones no abrochados en todas las butacas ocupadas, el control crucero y la cámara de retroceso.

Siendo un modelo del segmento premium, los faltantes de un control crucero adaptativo y el aviso cambio de carril son llamativos. Hay modelos producidos en el Mercosur que ya tienen esos sistemas de serie.

Conclusión

Es un producto que decidió combinar los mundos de un vehículo deportivo con un SUV. El resultado fue perfecto con un diseño innovador, un gran confort de marcha en todo momento y un espacio interior bien resuelto a pesar de su silueta. Posiblemente los puntos a mejorar esten en la configuración de equipamiento que traiga el modelo pero lo bueno es que es un ítem que se puede resolver facilmente.

El Audi Q3 Sportback 40 TFSI quattro está disponible en el mercado argentino a unos 86.200 dólares.

El Q3 creció prácticamente en todas las dimensiones debido a su nueva distancia entre ejes que se amplió hasta los 2,68 metros. A diferencia del Q3, el Sportback es 1,6 cm más largo y 2,9 cm más bajo que el Q3. .

Los últimos lanzamientos de Audi me parecieron que se habían quedado en una línea conservadora y no habían apostado algo más. En este caso me parece que encontraron la justa medida para hacer de un SUV tipo fastback, un modelo totalmente innovador. La mezcla de trazos angulosos con los toques deportivos con las llantas de 19 pulgadas, el difusor trasero y la caída del techo quedaron perfectos. Gran parte de estos detalles se deben a que manejamos las opción con el paquete de diseño S-Line.

Interior del Audi Q3 Sportback

En esta nueva tendencia minimalista, Audi decidió hacer una reconfiguración del habitáculo. En la consola central cuenta con la pantalla táctil MMI con su marco de cristal negro brillante. Por supuesto, el funcionamiento y la visualización si digitalizó totalmente. Se eliminó los instrumentos analógicos reemplazándolos por el Audi Digital Cockpit, un panel de instrumentos con una pantalla de 10.25 pulgadas, que el conductor opera utilizando el volante multifunción.

Mirá las últimas novedades de Audi en el mercado argentino en este link

La posición de manejo es de excelencia. El volante tiene un doble ajuste y la butaca se ajusta electricamente con un largo recorrido. ¿Qué quiere decir eso? Que si tenes ganas de manejar tipo SUV con una posición alta lo podes hacer o si sos más del estilo deportivo podes poner el asiento bien bajo. La butaca parece deportivo con un gran agarre lateral y está terminada en cuero con la impresión S-Line.

Un detalle importante es que a pesar de la caída de la línea de techo estilo coupé, las plazas traseras están resueltas de una buena manera. Los pasajeros tienen un buen espacio de piernas y la altura de techo no afecta tanto a los más altos. ¿Este último punto puede ser mejorado? Por supuesto pero tenemos que tenes en cuenta que es un carrocería tipo Sportback y adaptarnos a lo que tenemos. Para terminar con las plazas traseras, el acceso es alfo complicado y para mejorar el confort, las butacas se pueden ajustar longitudinalmente.

El volumen de carga del baúl oscila entre 530 y 670 litros y cuenta con un piso que se puede ajustar hasta en tres niveles. Por debajo, se encuentra la rueda de auxilio que es de uso temporal Por último, la calidad de los materiales y las terminaciones están al nivel de lo que el modelo necesita, marcando una gran diferencia con respecto a otros modelos.

Motor y confort de marcha

Posiblemente llegamos a unos de los mejores puntos del modelo. La combinación mecánica está conformado por un motor cuatro cilíndros de 2.0 litros turbo de 180 CV. Se combina con una caja automática Stronic de siete marchas y la tracción quattro. Para coronar esta selección, suma el Audi Drive Select que ofrece la posibilidad de modificar las características del vehículo de acuerdo a cinco categorías: Offroad, Efficiency, Confort, Auto y Dynamic.

Aprovechando de la situación en las que nos encontrábamos, viajamos a Córdoba para sumar kilómetros. En diez días conducimos unos 1800 kilómetros con varios hechos en ruta y otro tanto en ciudad. En toda la prueba el consumo se ubicó en los 8,2 litros cada 100 km. Los número en ciudad se elevan hasta los 10,6 litros en el mismo recorrido.

El diagrama de suspensión, sumado a los ajustes del Drive Select, hacen que sea un placer manejarlo en cualquier camino. El torque máximo de 320 Nm lo encuentra a las 1450 rpm y eso le da una buena aceleración en baja para conducir con comidad en ciudad. En ruta, el confort incrementa aún más. El volante se endurece para mejorar la sensibilidad a alta velocidad y no hay ningún tipo de vibración. A nuestro gusto, el Audi Q3 Sportback está en el mejor nivel para hacer viajes de muchos kilómetros.

Equipamiento y seguridad

Acá llegamos a uno de los puntos que más se puede mejorar. Ya es habitual de los modelos de Audi que sumen equipamientos de alta calidad pero que cuente con algunos elementos llamativos. En cuanto a tecnología y confort no hay nada para reprochar. El Audi Drive Select y las conexiones Apple Car Play y Android Auto, sumado a todo lo que nombramos lo pone en un alto nivel.

Nuestros test y opiniones de los modelos del mercado en este link

Cuando vamos a seguridad empezamos a dudar. No es porque el Audi Q3 Sportback no este bien equipado sino por cómo está configurado. Cuenta de serie con airbags laterales en la parte delantera integrados en los respaldos de los asientos, sistema de airbag de cabeza que se despliega frente al área de las ventanas laterales y ayuda a proteger a los pasajeros delanteros y traseros, en caso de un impacto lateral. A su vez, suma la advertencia sonora de cinturones no abrochados en todas las butacas ocupadas, el control crucero y la cámara de retroceso.

Audi Q3 Sportback

Siendo un modelo del segmento premium, los faltantes de un control crucero adaptativo y el aviso cambio de carril son llamativos. Hay modelos producidos en el Mercosur que ya tienen esos sistemas de serie.

Conclusión

Es un producto que decidió combinar los mundos de un vehículo deportivo con un SUV. El resultado fue perfecto con un diseño innovador, un gran confort de marcha en todo momento y un espacio interior bien resuelto a pesar de su silueta. Posiblemente los puntos a mejorar esten en la configuración de equipamiento que traiga el modelo pero lo bueno es que es un ítem que se puede resolver facilmente.

El Audi Q3 Sportback 40 TFSI quattro está disponible en el mercado argentino a unos 86.200 dólares.

Deja un comentario