Ford

La industria automotriz se moviliza contra el covid-19

Algunas terminales ponen sus recursos a disposición para luchar contra la pandemia en la Argentina y en el mundo.

Tiempos difíciles demandan acciones urgentes: Se espera que lo que se avecina es aún peor que el panorama desolador que se ve a diario en todo el mundo.

En la Argentina, particularmente, el pico de la pandemia por el covid-19 se espera para mayo, según las especulaciones del propio presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Tal es así, que ya son varios los sectores que se comprometieron en forma activa para luchar contra el coronavirus, a sabiendas de que el primer mandatario evalúa endurecer la cuarentena preventiva y obligatoria en el corto plazo.

coronavirus
El coronavirus mantiene en vilo al mundo.

En este desalentador escenario, la industria automotriz puede jugar un rol fundamental. Con la producción suspendida en el país, varias terminales se pusieron a disposición del Gobierno en la guerra contra el enemigo invisible.

Tomando como ejemplo lo que hizo Toyota, de ofrecer su planta de Zárate para fabricar respiradores artificiales, otras compañías tomaron acciones similares.

Más en Minuto Motor: Toyota se ofreció a fabricar respiradores articiales en la Argentina

Para el caso, Ford puso a disposición de la Cruz Roja Argentina diez unidades de su flota de vehículos. El objetivo es cubrir las necesidades ante cualquier traslado, ya sea de personas o de insumos. Al respecto, la firma con sede en Pacheco manifestó que siete pick up Ranger y tres utilitarios Transit se sumarán al traslado de voluntariado e insumos médicos de la Cruz Roja.

El comunicado oficial dice: “En situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo, es imprescindible la colaboración y contribución de todos los actores de la sociedad. Por eso, agradecemos enormemente a Cruz Roja Argentina la oportunidad que nos brinda de poder ayudar juntos. Al unirnos múltiples actores de la sociedad, podemos hacer una verdadera diferencia para las personas necesitadas y para aquellos que están en la primera línea de esta crisis.

Esta iniciativa complementa los programas que se vienen desarrollando desde Ford con distintas ONG dentro de su programa de Responsabilidad Social Empresarial, enfocado principalmente en la educación. Esta acción busca aportar soluciones de movilidad y transporte en una situación tan excepcional como la que estamos viviendo, y permitir un mejor desempeño de la fundamental tarea de apoyo a los más necesitados que realiza diariamente Cruz Roja Argentina”.

En esa línea, Volkswagen determinó  apoyar a las fuerzas de seguridad. Por eso otorgó en comodato 70 unidades de su flota para la movilización del personal o el equipamiento necesario para el desarrollo de sus actividades, fundamentales para combatir la pandemia del coronavirus. Los vehículos se pondrán a disposición tanto en Córdoba como en General Pacheco, donde el grupo tiene sus dos Centros Industriales, en tanto dure la emergencia sanitaria.

Volkswagen entrega 70 unidades de su flota en comodato para las fuerzas de seguridad nacional.

Sobre este tema, el presidente y CEO de Volkswagen Argentina expresó, Thomas Owsianski, opinó: “Nuestros equipos de liderazgo continúan trabajando a distancia más unidos y activos que nunca. Seguiremos buscando alternativas para colaborar, desde nuestro lugar, con la comunidad, con las autoridades, y con todos aquellos que estén trabajando para hacer frente a esta pandemia”.

EL MODELO DE ESTADOS UNIDOS

Este tipo de iniciativas ya se vieron en otros países del mundo. Tal vez, la punta de la lanza fue Estados Unidos, donde su presidente, Donald Trump, puso en marcha una vieja ley que data 1950, cuando la potencia americana entró en guerra con Corea.

En aquel entonces, el gobierno de Harry Truman decretó la Ley de Producción de Defensa (DPA, por sus siglas en inglés).

Harry Truman decretó la Ley de Producción de Defensa en 1950 cuando Estados Unidos entró en guerra con Corea.

Esta norma le da al presidente de EE.UU. un conjunto de superpoderes para garantizar que las industrias nacionales provean determinados productos y servicios necesarios para la defensa nacional.

Este decreto se basó en las leyes de Poderes de Guerra creadas durante la Segunda Guerra Mundial para darle al gobierno estadounidense la autoridad de regular la industria nacional durante el conflicto.

La ley permite que el primer mandatario de los Estados Unidos les pida a las empresas y corporaciones que prioricen y acepten contratos del gobierno federal, por encima de los de otros clientes para ofrecer materiales y servicios necesarios para promover la defensa nacional.

También faculta al presidente a que incentive, mediante préstamos, compras directas o instalación de equipos a la industria doméstica para que expanda la producción y el suministro de bienes y materiales críticos.

Además, le permite al gobierno controlar las cadenas de producción de estos insumos. Sin embargo, la aplicación de esta ley no significa que el gobierno expropie a las empresas.

Esta ley no sólo se utiliza para fines militares sino también para la prevención de desastres.

Deja un comentario