Autos

Recomendaciones para embarazadas al volante

Las embarazadas al volante deben tener en cuenta ciertos cuidados para garantizar una conducción segura y sin riesgos para el bebé

A diario se ven embarazadas al volante y siempre es oportuno recordar algunas recomendaciones.

Ponerse al volante de un auto siempre implica una cuestión de responsabilidad, hacia uno mismo y hacia terceros.

La primera pregunta a responder es, ¿puede una embarazada conducir? Desde luego que sí, salvo que su médico indique lo contrario. Una persona gestante está en condiciones de viajar segura incluso hasta el tercer trimestre, siempre utilizando el cinturón de seguridad y adoptando una correcta posición de manejo. Mientras que en el primer trimestre debe tener en cuenta que existe la posibilidad de mareos o náuseas, por lo cual es mejor hacerlo en compañía de alguien.

Para las embarazadas al volante es prtimordial que la posición de manejo se óptima.

En cuanto a la posición de manejo cabe destacar que es la usual: con ambas manos en el volante a la altura de las 2 y 10.

La altura y profundidad de la columna de dirección es a gusto, siempre y cuando permita apoyar la espalda en el respaldo de la butaca, al extender el brazo y colocar la mano sobre el aro del volante se pueda flexionar la muñeca dejándola caer por detrás.

De esa forma se garantiza que los brazos quedarán flexionados y darán suficiente ángulo de maniobra en todo momento. Hay que evitar manejar con los brazos totalmente estirados o -por el contrario- tan flexionados que el volante casi toca el pecho. Se debe recordar en el interior del volante está alojado el airbag, un elemento de seguridad que no es peligroso siempre y cuando se lleve colocado el cinturón y se guarde una distancia mínima entre el cuerpo y el mismo de entre 20 y 25 centímetros.

Más en Minuto Motor: Día Mundial de la Seguridad Vial: recomendaciones

En cuanto a los pedales, la butaca debe ajustarse de modo longitudinal corroborando que al momento de pisar el freno la pierna quede extendida y permita realizar la presión necesaria. El respaldo -en tanto- debe estar lo más recto posible.

El punto restante a tener en cuenta son los tres espejos retrovisores, los dos exteriores y el interno, para conseguir una correcta visión.

Sí cabe resaltar que el cinturón de seguridad debe colocarse con mayor cuidado en el caso de las embarazadas al volante. En primer lugar, se debe regular la altura del cinturón de seguridad en el pilar del auto, ubicándolo en la posición más baja respecto del hombro; esto permite que pase por encima de la clavícula y no toque el cuello, evitando lesiones y quemaduras en caso de accidente.

Al respecto, la directora de marketing de Kia Argentina, Diana Anzola, comenta: “Desde nuestra automotriz siempre ponemos como foco primordial la seguridad al volante. Los especialistas sugieren que la cinta superior debe pasar por entre medio de los pechos y la inferior por debajo de la panza, nunca por encima; lo mismo aplica en el caso de viajar como acompañante, tanto adelante como atrás”.

La visión periférica es muy importante para prevenir accidentes.

Otros puntos a tener en cuenta: se deben evitar las maniobras bruscas al momento, en viajes largos se recomienda realizar paradas para descansar, fomentar la circulación de las piernas y evitar acumular líquidos.

Además, se debe colocar el teléfono celular en un lugar seguro y firme, ya que, si cae al piso o fuera del alcance, es probable que -por una cuestión de movilidad reducida- sea difícil y peligroso recuperarlo.

Es por eso que resulta práctico tenerlo guardado pero conectado al auto a través de la conectividad Bluetooth y/o mediante Android Auto y Apple CarPlay.

Deja un comentario